Pinterest • El catálogo global de ideas

El arte como sistema simbólico

Actividad 6. curso:Hablemos de Educación Artística.
6 Pines6 Seguidores

Los rituales obedecen a tradiciones y costumbres que significan la vida en comunidad y la identidad de cada ser con su contexto. A través del maquillaje, los disfraces, los adornos, materializan estéticamente los símbolos de su cultura; comunican un crecimiento, un nacimiento, una elección, un cargo en la comunidad. Es una representación para los demás miembros de la comunidad y se interpreta a partir de los símbolos y claves de cada individuo envuelto en una comunidad que lo significa.

Las intervenciones artísticas actuales reflejan la inserción de nuevos esquemas simbólicos en la sociedad, dados por la tecnología, los cambios en las relaciones sociales, económicas y culturales. En esta imagen, no podríamos entender el juego de la luz, los reflectores, sin el imaginario de ciudad, por ejemplo. Por tanto, a partir de la cotidianeidad, los símbolos se pueden ocupar para resignificar nuestra experiencia y revalorarla.

La intervención de objetos de uso cotidiano se puede leer a partir de una expresión de identidad, donde a partir de un sistema simbólico, como puede ser un estilo artesanal, se genera una relación entre el objeto, el creador y su sistema de significados. Se comunica una identidad y una perspectiva propia de un grupo, a la vez que transforma un objeto en una pertenencia.

Las deidades materializadas en tótems, reflejando el sistema de creencias, de conductas, de interacción. Aquí el arte se puede ver como un discurso histórico y estético, y que se comparte con otras culturas. Muchas culturas hacen uso de los tótems, pero cada una de ellas lo representa de una forma particular, añadiendo otros simbolismos auténticos y dándole una esencia única a estos monumentos. De esta manera, el contexto, el imaginario de un pueblo, y su lenguaje se hacen arte.

En el caso de Ulay, el performance le da un ambiente al concepto, que busca representar a través de un acomodo que tiene símbolismos propios de la época y de un sentir que se puede expresar a partir de la interacción directa con el espectador. Aquí trascendió a una experiencia estética que va más allá de la representación, la significación específica entre dos personas, y que al verla insertada en una intervención artística nos comunica ese diálogo.

Para el creador, la obra que produce es parte de su experiencia y sus sensibilidades, y lo significan en una sociedad a la que pertenece y le hace sentido de alguna manera. La obra de arte comparte la sensibilidad del artista.