No todo aquel que me mira puede verme, ni todo el que cree conocerme sabe quien soy:

No todo aquel que me mira puede verme, ni todo el que cree conocerme sabe quien soy:

Y su sonrisa... Maldita sea.  ¿Alguna vez han visto un atardecer en la playa? Pues, la misma calma, la misma magia, pero en su boca.

Y su sonrisa... Maldita sea. ¿Alguna vez han visto un atardecer en la playa? Pues, la misma calma, la misma magia, pero en su boca.

Pinterest
Buscar