Pinterest • El catálogo global de ideas

Explora Relación Hacer, Siempre, ¡y mucho más!

"Todas las carreteras", 2016, Acrílico sobre papel, 60x30cm. He leído que al marcharnos nos arrepentimos sobre todo de aquello que no hicimos. Nos falta valor para dejar un trabajo o una relación, hacer las maletas o cambiar de vida, asumiendo los riesgos que conlleva. ¿Es una comodidad malentendida, vacía, o quizás es la prudencia quién habla por nosotros? La vida es una carrera continua en la toma de decisiones. Conducimos siempre por carreteras que no sabemos hacia dónde nos llevan.

"La alegría de vivir", 2013 Técnica mixta sobre lienzo, 130x89 cm Este cuadro es una pequeña alegoría de la alegría de vivir, de la plenitud del amor, de la música de la felicidad. El ayer ya no existe hoy y el mañana no es más que una promesa. Si escuchamos ahora la música tocar para nosotros, entreguémonos a ella sin prejuicios o remordimientos. No echemos de menos una felicidad dejada escapar, sino celebremos el recuerdo de aquella que hemos vivido con franqueza.

"El peso de la mirada", 2016, acrílico y collage sobre papel, 60x42cm. La visión de una pintura es una experiencia subjetiva. Como espectadores, damos forma a lo observado con nuestros sentidos, pero le otorgamos un significado por la lente de nuestros valores y sentimientos. El lienzo es una ventana hacia el mundo del autor y, dándonos la vuelta, a la vez, un espejo de quien observa la obra. Obra realizada junto a Gyuk Illustration: http://gyukvs.tumblr.com

"Alguien al otro lado" 2016, 42x64 cm, mixta sobre papel. Batallamos toda la vida por ser fuertes, por marcar un perfil independiente. Tememos la desnudez del amor, de abrir un corazón, a las caricias ajenas, que nos reconfortan tanto como nos asustan. En el refugio de la añoranza, creemos sentirnos protegidos, dejando que el recelo construya a nuestro alrededor una jaula de cristal. Nos convertimos en islas a la deriva, náufragos de un abandono.

"El monstruo que habita dentro de mí", 2014 Técnica mixta sobre papel, 40x60 cm En un lugar solitario del alma, donde acecha la tristeza con su melancólico canto de sirena, la ira recita sus afilados reproches y los miedos arrojan su tupida red de embustes, habita la mitad oscura, aquella que siempre ansiamos negar. ¿No lo has visto acaso? ¿Aún no lo has sentido llegar?

"El chico del faro", 2013 Técnica mixta sobre papel, 90x60 cm De ser la travesía del mar una metáfora del viaje que traza la vida, la luz del faro sería un símbolo de aquellos que intentan señalarnos un camino, abrirnos paso frente a la incertidumbre. Suya es la llama que tiembla entre las tinieblas, suya es la mirada acogedora o la mano, que tendida hacia nosotros, nos recata de nuestro propio naufragio, sin esperar recompensa alguna. Mi agradecimiento y recuerdo es y será para todos…

"Oda a la libertad", 2015 Acrílico en papel, 42x42 cm En el cuadro, inspirado en el nombre de una famosa obra de Miró, una figura desnuda cobija en su mano un pequeño pájaro, frágil y hermoso pero con unas alas que le permitirían volar muy lejos. Esa es la libertad que todos deberíamos alcanzar. Aunque son muchos los progresos conseguidos, todavía tenemos francos motivos para la protesta.

"El mapa de la felicidad (El paraíso interior)", 2013 Técnica mixta sobre papel, 90x60 cm De existir un paraíso no lo busques en la latitud y longitud de un viejo mapa, en la promesa de sus coordenadas remotas y vanas. De existir tal lugar, debes saber que tu camino acaba donde comienza, que encontrarás la felicidad, la misma que con tanto ahínco buscas, esperando con la paciencia de una madre en un rincón de tu corazón

"Frótate los ojos... ¡Despierta de la realidad!", 2014 Técnica mixta sobre lienzo, 80x80 cm “Saliendo en la foto” es un relato breve sobre la ida y el regreso, sobre el propio concepto del éxito y del fracaso, Como defiende uno de los protagonistas, quiero cerrar los ojos y despertar de esa realidad que nos alimenta pero nos quita el aire para respirar. Seguir soñando al fin y al cabo, porque allí, nos encontramos de nuevo con el espíritu de quienes una vez quisimos ser.

"Música", 2015 Acrílico sobre papel, 64x44 cm. Pocas artes reflejan nuestros sentimientos y nos acompañan mejor que la música. Es tal su presencia que cuesta imaginarse nuestra vida sin ella. En una especie de banda sonora personal, algunas canciones subrayan en nuestra memoria aquellos episodios que nos marcaron. En las ondas de la radio, o en la pantalla de un cine, un mar de palabras no atempera el silencio denso de su ausencia.