Pinterest • El catálogo global de ideas

Explora De Estuco, Relieves De, ¡y mucho más!

Frontal de altar de Aviá (1170 – 1190): Pintura al temple sobre tabla con relieves de estuco y corladura. Procede de la iglesia parroquial de Santa María de Aviá (Berguedá).

En esta imagen vemos al Pantocrátor (del ábside de Sant Climent de Taüll). es una pintura románica perteneciente al conjunto de la decoración mural de la iglesia de San Clemente de Tahull en el Valle de Bohí, donde se encuentra la mayor concentración de arte románico de toda Europa, con una iglesia por cada 25 km². Actualmente se expone en el Museo Nacional de Arte de Cataluña.

Pintura al temple sobre madera con relieves de estuco antiguamente cubiertos de corladura es obra de la segunda mitad del siglo XIII

Nació en Isla de Carturo, un burgo en las cercanías de Padua, pero que en la época pertenecía al condado de Vicenza. A los 10 años comienza a trabajar en el taller de pintura de Francesco Squarcione en Padua. A los 17 años se independiza, cansado de que su talento artístico sea apropiado por su mantenedor.

El retablo de la Virgen procedente del monasterio de Sigena es una obra de pintura al temple sobre tabla realizada entre 1367 y 1381 por un maestro anónimo que se ha identificado con Pere Serra o con Jaume Serra.

Ábside de Sant Climent de Taüll, pintura románica en una pequeña iglesia rural del Pirineo catalán, siglo XII.

El arte medieval es una etapa de la historia del arte que cubre un prolongado período para una enorme extensión espacial. La Edad Media -del siglo V al siglo XV- supone más de mil años de arte en Europa, el Oriente Medio y África del Norte.

El Frontal de Liesa (S. XIII): Es una pintura medieval, realizada por un autor anónimo sobre un pergamino y encolada en una tabla.

Virgen de los Reyes Católicos. La pintura gótica se fue desplazando hacia los retablos, pintándose en madera al temple, esto es, usando huevo o cola como aglutinante. Ya en el siglo XV se difunde la pintura al óleo.

La característica hornacina labrada en el muro de la quibla para hacer de mihrab toma en la Mezquita de Córdoba forma de octógono cubierto por una pequeña cúpula en forma de concha, sujetada con seis arcos polilobulados. Al mihrab se accede a través de un gran arco de herradura con su correspondiente alfiz, sobre el que se observan una serie de arcos polilobulados que encuadran una decoración vegetal, realizada en mosaico sobre fondo de oro.