Explora Se Podían, Sin, ¡y mucho más!

Explorar temas relacionados

Sin Billiken no se podían hacer los deberes para el colegio

Sin Billiken no se podían hacer los deberes para el colegio

Ilustración de Mariana Ruiz Jhonson (Buenos Aires, 1984) Ganadora del VI Premio Compostela de Álbum Ilustrado.

Ilustración de Mariana Ruiz Jhonson (Buenos Aires, 1984) Ganadora del VI Premio Compostela de Álbum Ilustrado.

Tiempo de Leer: Mini Reseñas Crónicas de la Torre i y II de Laura ...

Tiempo de Leer: Mini Reseñas Crónicas de la Torre i y II de Laura ...

"Seis barbudos" Mar Pavón. OQO, 2012 [6 a 8 años] Con Seis Barbudos Mar Pavón pretende que los pequeños se conciencien de que , por norma general, no e sbueno dejarse llevar por primeras impresiones, sobre todo cuando están supeditadas a lo políticamente correcto. De hecho, recrimina que también lo políticamente correcto resulta ser, muchas veces, "mera apariencia".

"Seis barbudos" Mar Pavón. OQO, 2012 [6 a 8 años] Con Seis Barbudos Mar Pavón pretende que los pequeños se conciencien de que , por norma general, no e sbueno dejarse llevar por primeras impresiones, sobre todo cuando están supeditadas a lo políticamente correcto. De hecho, recrimina que también lo políticamente correcto resulta ser, muchas veces, "mera apariencia".

Cuando aún no existían los cohetes espaciales, el presidente del club de cañones reunió a todos sus miembros. Les dio la noticia de que fabricarían un proyectil capaz de salir de la Tierra para llegar hasta la Luna. Los científicos empezaron a investigar cómo podían hacerlo. Hasta que construyeron un cañón enorme. Entonces un joven aventurero se ofreció para viajar en el interior y llegar hasta la Luna. Sería un gran paso para la humanidad.

Cuando aún no existían los cohetes espaciales, el presidente del club de cañones reunió a todos sus miembros. Les dio la noticia de que fabricarían un proyectil capaz de salir de la Tierra para llegar hasta la Luna. Los científicos empezaron a investigar cómo podían hacerlo. Hasta que construyeron un cañón enorme. Entonces un joven aventurero se ofreció para viajar en el interior y llegar hasta la Luna. Sería un gran paso para la humanidad.

Jonás el pescador. Es un cuento amable, aparentemente sencillo (en su historia y su ilustración), tiene una gran potencia, contiene carga de profundidad que, una vez ingerida, nos da mucho más sabor y nos desvela muchas posibilidades que las que, aparentemente, se podían vislumbrar en una primera lectura.  Los personajes son solitarios y viajes y aprendizajes son el argumento básico de estas historias de lectura agradable para leer en soledad o en compañía. Eficacia de las ilustraciones.

Jonás el pescador. Es un cuento amable, aparentemente sencillo (en su historia y su ilustración), tiene una gran potencia, contiene carga de profundidad que, una vez ingerida, nos da mucho más sabor y nos desvela muchas posibilidades que las que, aparentemente, se podían vislumbrar en una primera lectura. Los personajes son solitarios y viajes y aprendizajes son el argumento básico de estas historias de lectura agradable para leer en soledad o en compañía. Eficacia de las ilustraciones.

Aquel parque escondía cosas que sólo unos pocos podían ver. Existían muchas leyendas alrededor y una verdad: la que se cuenta en los seis cómics que componen la narración. Las ilustraciones trasladan la atmósfera, misteriosa e inquietante... #LIJ

Aquel parque escondía cosas que sólo unos pocos podían ver. Existían muchas leyendas alrededor y una verdad: la que se cuenta en los seis cómics que componen la narración. Las ilustraciones trasladan la atmósfera, misteriosa e inquietante... #LIJ

Fabio, desde niño, soñó con ver el mar. Y durante muchos años se dedicó a navegar por todos los mares, como grumete, marinero y capitán de barco. Ahora, ya cansado, se dedica a cuidar las plantas de su jardín, originarias de todos los países recorridos en sus viajes, con la ayuda de Mario y Nieves. Un día llega a puerto un barco que iba a la deriva. Dentro, un solitario tripulante vagabundo. Y, con él, un mapa, un secreto y una aventura: la isla de Nuncameolvides.

Fabio, desde niño, soñó con ver el mar. Y durante muchos años se dedicó a navegar por todos los mares, como grumete, marinero y capitán de barco. Ahora, ya cansado, se dedica a cuidar las plantas de su jardín, originarias de todos los países recorridos en sus viajes, con la ayuda de Mario y Nieves. Un día llega a puerto un barco que iba a la deriva. Dentro, un solitario tripulante vagabundo. Y, con él, un mapa, un secreto y una aventura: la isla de Nuncameolvides.

M.C. Caperucita y el lobo

M.C. Caperucita y el lobo

Little Red Riding Hood

Little Red Riding Hood

Pinterest • El catálogo global de ideas
Buscar