Pinterest • El catálogo global de ideas

Explora Eterno Legado, El Eterno, ¡y mucho más!

El funeral de sus abuelos y una vieja maleta que recibe en herencia y que ha permanecido oculta 40 años son el inicio de un viaje en el tiempo para la joven abogada judía, Nehira Fischer. Un viaje en el tiempo hasta la Alemania de Hitler y el nazismo, que rasgará despiadadamente el velo de hermetismo y secretismo que durant e décadas rodeó el pasado de su familia, descubriendo una trágica historia. Amor, odio, traición, ambición, poder, fanatismo, asesinatos, dobles identidades…

libro el mundo segun bob - Buscar con Google

¿Es posible atrapar a un asesino que no deja ninguna huella de su presencia en la escena del crimen? Entre el thriller psicológico y el misterio histórico, esta novela es un trepidante viaje a través de los entresijos del mundo editorial en busca del asesino más despiadado y escurridizo de Londres. El detective David Birch investiga el asesinato del editor Frank Denton, hallado muerto en su casa.

La historia comienza en un barrio de clase media-alta en Lodz, Polonia, donde el padre de Mia, estudiante de música clásica, trabaja como médico, pero todo cambia cuando los nazis invaden el país. Después de ser expulsados de su barrio, la familia de Mia es llevada hacía Treblinka. Mientras viajan en el tren, oyen a unos so ldados hablando sobre su verdadero destino e intentan escapar.

libro el hotel de los corazones rotos - Buscar con Google

El destino entrelazado de dos mujeres, en dos ciudades y dos épocas diferentesEl voluptuoso mundo del vino ha unido a Silvia y Mateo en una relación tan intermitente como apasionada, donde nunca hay preguntas ni tampoco respuestas. Pero ella sigue atormentada por el dolor de hace muchos años: en 1989 el cadáver de su herman a mayor apareció en el monte Artxanda, salvajemente mutilado, y desde entonces el asesino sigue libre,

de editorial amerrisque

Wix.com

El viejo y el mar - ERNEST HEMINGWAY Era un viejo que pescaba solo en un bote en el Gulf Stream y hacía ochenta y cuatro días que no cogía un pez. En los primeros cuarenta días había tenido consigo a un muchacho. Pero después de cuarenta días sin haber pescado, los padres del muchacho le habían dicho que el viejo estaba definitiva y rematadamente salao, lo cual era la peor forma de la mala suerte, y por orden de sus padres el muchacho había salido en otro bote que cogió tres buenos peces...