Explora Desesperadas, De Hijos, ¡y mucho más!

La verdad, dan pena algunas desesperadas, cuarentonas y llenas de hijos

La verdad, dan pena algunas desesperadas, cuarentonas y llenas de hijos

Vivir mejor no es sólo tener más, sino también ser más feliz. Para vivir hay que tener libertad. Y para tener libertad, hay que tener tiempo. Soy libre cuando hago con mi tiempo lo que a mí me gusta y me motiva. Lo que hay en el mundo es mucha tontería.

Vivir mejor no es sólo tener más, sino también ser más feliz. Para vivir hay que tener libertad. Y para tener libertad, hay que tener tiempo. Soy libre cuando hago con mi tiempo lo que a mí me gusta y me motiva. Lo que hay en el mundo es mucha tontería.

Todo o Nada - (1988)

Todo o Nada - (1988)

One desperate parent resorted to tying the legs of their child's babygro to the legs of th...

One desperate parent resorted to tying the legs of their child's babygro to the legs of th...

Funny Pictures Of The Day 34 Pics

Funny Pictures Of The Day 34 Pics

possibly the most beautiful eyes in the world

possibly the most beautiful eyes in the world

10 Incredibly Desperate, But Creative, Real Estate Listing Descriptions | Lighter Side of Real Estate

10 Incredibly Desperate, But Creative, Real Estate Listing Descriptions | Lighter Side of Real Estate

Lisa is 16. She really wants a family for her birthday which is in a month. Plz adopt.ADOPTED

Lisa is 16. She really wants a family for her birthday which is in a month. Plz adopt.ADOPTED

It is only with Faith, Humor, and Experience that I have come to find these 10 things you need when dealing with depression. Although geared toward moms, these things can be used by anyone who suffers with depression.

It is only with Faith, Humor, and Experience that I have come to find these 10 things you need when dealing with depression. Although geared toward moms, these things can be used by anyone who suffers with depression.

Todos los domingos de verano nos antojábamos de milhojas en la pastelería de la plaza. Cuando la abuela no quería darnos permiso, la tía Carmen nos las compraba. Las comíamos deprisa y a escondidas en el banquito del porche.

Todos los domingos de verano nos antojábamos de milhojas en la pastelería de la plaza. Cuando la abuela no quería darnos permiso, la tía Carmen nos las compraba. Las comíamos deprisa y a escondidas en el banquito del porche.

Pinterest • El catálogo global de ideas
Buscar