Explora Cuerda, Familias, ¡y mucho más!

Explorar temas relacionados

Canto Decimoctavo de la Odisea. Pijos y macarras. Los pretendientes proceden de las mejores familias. Han sido criados con esmero para seguir mandando y no conocen freno a sus ansias juveniles de disfrutar. La vida les debe algo. Todos los que no pertenecen a su círculo son chusma. No habrá bastantes animales sacrificados para saciar su ansia de carne, ni suficiente vino para calmar su sed. Estos pijos macarras están tensando mucho la cuerda que les acabará ahogando.

Canto Decimoctavo de la Odisea. Pijos y macarras. Los pretendientes proceden de las mejores familias. Han sido criados con esmero para seguir mandando y no conocen freno a sus ansias juveniles de disfrutar. La vida les debe algo. Todos los que no pertenecen a su círculo son chusma. No habrá bastantes animales sacrificados para saciar su ansia de carne, ni suficiente vino para calmar su sed. Estos pijos macarras están tensando mucho la cuerda que les acabará ahogando.

Canto Décimoquinto de la Odisea. Hombre rico, hombre pobre. Eumeo charla con el disfrazado Odiseo y le cuenta sus orígenes, sus tribulaciones por los mares y el mundo. Eumeo ha conocido la esclavitud y el desasosiego de la pobreza pero ha conservado su dignidad.  El porquerizo respeta a su amo y sabe ser hospitalario con un pobre mendigo. Ambos, Odiseo y Eumeo, rico uno y otro pobre, son generosos y valientes.

Canto Décimoquinto de la Odisea. Hombre rico, hombre pobre. Eumeo charla con el disfrazado Odiseo y le cuenta sus orígenes, sus tribulaciones por los mares y el mundo. Eumeo ha conocido la esclavitud y el desasosiego de la pobreza pero ha conservado su dignidad. El porquerizo respeta a su amo y sabe ser hospitalario con un pobre mendigo. Ambos, Odiseo y Eumeo, rico uno y otro pobre, son generosos y valientes.

Canto Octavo de la Odisea. El deporte. Sólo los escogidos son atletas. Ni mujeres, ni esclavos, ni débiles son admitidos en esa noble actividad que da fama. A pesar de lo exclusivo hay algo hermoso en ese acto desinteresado, que no tiene afán de riqueza sino sólo de reconocimiento. Uno puede enriquecerse pero siempre corre el riesgo de escuchar, como un insulto, "en nada te pareces a un atleta". [Usain Bolt con Warren Weir (izda.) Yohan Blake (drcha.)]

Canto Octavo de la Odisea. El deporte. Sólo los escogidos son atletas. Ni mujeres, ni esclavos, ni débiles son admitidos en esa noble actividad que da fama. A pesar de lo exclusivo hay algo hermoso en ese acto desinteresado, que no tiene afán de riqueza sino sólo de reconocimiento. Uno puede enriquecerse pero siempre corre el riesgo de escuchar, como un insulto, "en nada te pareces a un atleta". [Usain Bolt con Warren Weir (izda.) Yohan Blake (drcha.)]

Canto Decimotercero de la Odisea. Vacaciones en el mar. La cóncava nave de los feacios surca el mar cargada de regalos y alimentos.  Odiseo descansa. "Sobre los párpados le iba cayendo un sueño placentero, profundo, suavísimo, muy parecido a la muerte". Odiseo llega a Ítaca mientras duerme y no es consciente de que le desembarcan "con su sábana de lino y su espléndido cobertor". Por primera vez en mucho tiempo nuestro héroe disfruta de unas merecidas vacaciones en el mar.

Canto Decimotercero de la Odisea. Vacaciones en el mar. La cóncava nave de los feacios surca el mar cargada de regalos y alimentos. Odiseo descansa. "Sobre los párpados le iba cayendo un sueño placentero, profundo, suavísimo, muy parecido a la muerte". Odiseo llega a Ítaca mientras duerme y no es consciente de que le desembarcan "con su sábana de lino y su espléndido cobertor". Por primera vez en mucho tiempo nuestro héroe disfruta de unas merecidas vacaciones en el mar.

Canto Vigésimo segundo de la Odisea. La matanza. Las puertas del palacio se han cerrado. Odiseo, Telémaco y sus fieles aliados, el porquero y el vaquero, están listos para la matanza. Los jóvenes pretendientes soñaban con un nuevo banquete, otro intento de que Penélope cediera, una posible boda...Pero los dioses tenían otros planes y la sangre de los atrevidos humea en los salones.  [fotograma de La matanza de Texas]

Canto Vigésimo segundo de la Odisea. La matanza. Las puertas del palacio se han cerrado. Odiseo, Telémaco y sus fieles aliados, el porquero y el vaquero, están listos para la matanza. Los jóvenes pretendientes soñaban con un nuevo banquete, otro intento de que Penélope cediera, una posible boda...Pero los dioses tenían otros planes y la sangre de los atrevidos humea en los salones. [fotograma de La matanza de Texas]

Canto Undécimo de la Odisea. Los muertitos. Odiseo viaja al mundo de los muertos para saber más sobre su destino. Tiresias le desvela muchas incógnitas pero es su madre, Anticlea, quien le tranquiliza sobre su esposa. El héroe se siente fascinado por tanta difunta gloria pero Aquiles le recuerda: "No me elogies la muerte, ilustre Odiseo. Preferiría ser un bracero y ser siervo de un cualquiera, de un hombre miserable de escasa fortuna a reinar sobre todos los muertos extinguidos".

Canto Undécimo de la Odisea. Los muertitos. Odiseo viaja al mundo de los muertos para saber más sobre su destino. Tiresias le desvela muchas incógnitas pero es su madre, Anticlea, quien le tranquiliza sobre su esposa. El héroe se siente fascinado por tanta difunta gloria pero Aquiles le recuerda: "No me elogies la muerte, ilustre Odiseo. Preferiría ser un bracero y ser siervo de un cualquiera, de un hombre miserable de escasa fortuna a reinar sobre todos los muertos extinguidos".

Canto Decimonoveno de la Odisea. El jarrón. Da igual que Penélope de muestras de sensatez e inteligencia. Parecen dar igual su firmeza, su fidelidad y su valentía. Tanto su hijo como su marido la tratan como a un adorno. Dan ganas de gritarle "tu marido ha vuelto y es ese mendigo parlanchín"! No hay derecho a que traten a la juiciosa Penélope como si fuera un jarrón!

Canto Decimonoveno de la Odisea. El jarrón. Da igual que Penélope de muestras de sensatez e inteligencia. Parecen dar igual su firmeza, su fidelidad y su valentía. Tanto su hijo como su marido la tratan como a un adorno. Dan ganas de gritarle "tu marido ha vuelto y es ese mendigo parlanchín"! No hay derecho a que traten a la juiciosa Penélope como si fuera un jarrón!

Pinterest
Buscar