Pinterest • El catálogo global de ideas

¡Explora estas ideas y mucho más!

Club de playa: En este escenario, se ofrece un ambiente más movido de jueves a domingo que atrae a quienes buscan una propuesta gastronómica que reúne lo mejor de la zona Caribe y una atmósfera fiestera para terminar el día y empezar la noche. El Club de Playa está disponible todo el día, pero el sábado el volumen de la música lounge sube sin llegar a volúmenes estridentes.

Spa: Las cabinas tienen forma de quioscos elaborados con bambú y techo de paja construidos sobre una superficie de madera. En ellas se realizan rituales, masajes y tratamientos terapéuticos que hacen parte de esas pequeñas “bendiciones” que se encuentran en este espacio operado por masajistas expertas en devolverles a las personas la vitalidad que a veces opaca el cansancio.

Como el sueño de una cabaña tropical muy sencilla se desarrolló el proyecto arquitectónico de Karmairi Hotel Spa, en Manzanillo del Mar, a 15 minutos de Cartagena de Indias. El diseño contempla tres niveles. En total, el hotel cuenta con 14 habitaciones, Spa, el Azul Restaurante, un bar y zonas de esparcimiento como la piscina y el Club de Playa.

En el Club de Playa, ubicado frente a Karmairi Hotel Spa, opera la nueva área de Parrilla especializada en productos de mar como pulpo, langostinos, camarones, calamar, mejillón y pescados enteros como pargo, róbalo, mojarra y corvina. Los alimentos son frescos, lo que favorece la preservación del sabor original. Los productos de la Parrilla se cuidan al detalle para ofrecer la mejor experiencia gastronómica a los comensales.

El deck en madera es el elemento que unifica la zona húmeda y el escenario del descanso al lado de la piscina.

Algunos detalles especiales complementan la propuesta visual como el trazado del camino en caracolejo que conduce del restaurante a la piscina y a la playa de forma diagonal, pues despliega el paisaje como un abanico y crea así una sensación de mayor amplitud del espacio.

Karmairi sigue la tendencia de los hoteles boutique siendo pequeño y con carácter propio, además cuenta con una infraestructura moderna y detalles decorativos interesantes y sofisticados. Básicamente en Karmairí, lo más importante es crear un ambiente cálido y personalizado que haga sentir al cliente como en casa donde es posible realizar sus sueños o, simplemente, relajarse.

Siguiendo la filosofía de nuestro Karmairi, se creó un espacio especial al aire libre para el Spa.

Detalles muy finos como los velos que cierran los espacios del Spa, los chandeliers de conchas y los ventiladores evocadores de los años cincuenta en el comedor, los candelabros o los espaldares de las camas tallados se destacan en medio de una propuesta limpia, de tonalidades azules, grises, verdes y, por supuesto, blancas. Algunos puntos de color están dados en cojines, manteles y otros objetos especiales. Cabe resaltar que todos los artículos decorativos fueron traídos desde Bali.

Playa Karmairi: un espacio de paz y tranquilidad para disfrutar de la arena y el mar.