Explora Acuarela, Buenos Aires, ¡y mucho más!

El Riachuelo! No podrá nunca pasar el encantamiento de este rincón de Buenos Aires. Todos los solares, todas las penumbras, todos los hechizos juegan en este ángulo de la ciudad, donde los niveles y las cosas se mezclan en una atmósfera de flotantes herranzas. Marina Cartulina Acuarela

El Riachuelo! No podrá nunca pasar el encantamiento de este rincón de Buenos Aires. Todos los solares, todas las penumbras, todos los hechizos juegan en este ángulo de la ciudad, donde los niveles y las cosas se mezclan en una atmósfera de flotantes herranzas. Marina Cartulina Acuarela

Allí donde nací, viví mi infancia y donde voy cada vez que puedo y el trabajo me lo permite. ¡No hay nada como el lugar donde naciste Daría … No se que daría, por seguir viviendo allí. Respirando detrás de esas paredes, sus secretos, Viendo como envejece todo, incluso yo. ¡Señor que buenos recuerdos tengo yo de aquella casa!

Allí donde nací, viví mi infancia y donde voy cada vez que puedo y el trabajo me lo permite. ¡No hay nada como el lugar donde naciste Daría … No se que daría, por seguir viviendo allí. Respirando detrás de esas paredes, sus secretos, Viendo como envejece todo, incluso yo. ¡Señor que buenos recuerdos tengo yo de aquella casa!

Quizá fueron las carencias y su mucha soledad, lo que empujó a la hermana del Punteras a recorrer las calles con absoluta entrega. Andaba de la mañana a la noche, un día tras otro, como si se tratase de una condena, o mejor, como si de una gran búsqueda se tratase

Quizá fueron las carencias y su mucha soledad, lo que empujó a la hermana del Punteras a recorrer las calles con absoluta entrega. Andaba de la mañana a la noche, un día tras otro, como si se tratase de una condena, o mejor, como si de una gran búsqueda se tratase

Todo ello lo vislumbra con exactitud pese al paso del tiempo. Y en el recuerdo, siente que el tiempo ya no es su enemigo sino su aliado. Que aunque pasaran cien años y él ya no estuviera en este mundo por lógicas razones, Ingrid aún andaría por ahí revoloteando, apoyando apenas sus pies en esta tierra, como un colibrí azaroso.

Todo ello lo vislumbra con exactitud pese al paso del tiempo. Y en el recuerdo, siente que el tiempo ya no es su enemigo sino su aliado. Que aunque pasaran cien años y él ya no estuviera en este mundo por lógicas razones, Ingrid aún andaría por ahí revoloteando, apoyando apenas sus pies en esta tierra, como un colibrí azaroso.

Cómo nos ensanchó el pecho algún barco profusamente iluminado, amarrado, limpio, lleno de promesas de horizontes! Amamos este Puerto de Buenos Aires, tan hospitalario, tan rico, tan visitado ?Y por eso, neguémonos otra vez hacia él, mientras el terroso río apenas palpita?" Puerto de Buenos Aires Tabla Óleo Marina

Cómo nos ensanchó el pecho algún barco profusamente iluminado, amarrado, limpio, lleno de promesas de horizontes! Amamos este Puerto de Buenos Aires, tan hospitalario, tan rico, tan visitado ?Y por eso, neguémonos otra vez hacia él, mientras el terroso río apenas palpita?" Puerto de Buenos Aires Tabla Óleo Marina

Apacible primavera, entre abruptas montañas y pueblos ribereños, que invaden las márgenes hasta fundirse con las aguas. veleros expectantes, ávidos de viento que los colmen de vida. Pueblo en el Lago di Como Tabla Óleo Paisaje

Apacible primavera, entre abruptas montañas y pueblos ribereños, que invaden las márgenes hasta fundirse con las aguas. veleros expectantes, ávidos de viento que los colmen de vida. Pueblo en el Lago di Como Tabla Óleo Paisaje

Ramo rosas blancas Cartulina Gouache Floral

Ramo rosas blancas Cartulina Gouache Floral

Blanca y sutil, así eres. Tan delicada fragancia emana de tus pétalos. Tan dulce encanto penetra los sentidos. Pueblas la mente de imágenes placenteras.

Blanca y sutil, así eres. Tan delicada fragancia emana de tus pétalos. Tan dulce encanto penetra los sentidos. Pueblas la mente de imágenes placenteras.

Serenidad, la fuerza del tiempo vivido, ocre y roja que nos envuelven con un velo de misterio  Anémonas en rojo Floral Gouache Cartulina

Serenidad, la fuerza del tiempo vivido, ocre y roja que nos envuelven con un velo de misterio Anémonas en rojo Floral Gouache Cartulina

Las flores en la jarra. Balbino Alonso - Artelista.com

Las flores en la jarra. Balbino Alonso - Artelista.com

Pinterest
Buscar