Explora Aliento, Las Flores, ¡y mucho más!

Explorar temas relacionados

Tu aliento es el aliento de las flores.

Tu aliento es el aliento de las flores.

"El alma que hablar puede con los ojos, también puede besar con la mirada." Gustavo Adolfo Becquer

"El alma que hablar puede con los ojos, también puede besar con la mirada." Gustavo Adolfo Becquer

Rima XIX Gustavo Adolfo Bécquer  Sobre la falda tenía  el libro abierto;  en mi mejilla tocaban  sus rizos negros;  no veíamos letras  ninguno creo;  mas guardábamos ambos  hondo silencio.  ¿Cuánto duró? Ni aun entonces  pude saberlo.  Sólo sé que no se oía  más que el aliento,  que apresurado escapaba  del labio seco.  Sólo sé que nos volvimos  los dos a un tiempo,  y nuestros ojos se hallaron  ¡y sonó un beso! .......

Rima XIX Gustavo Adolfo Bécquer Sobre la falda tenía el libro abierto; en mi mejilla tocaban sus rizos negros; no veíamos letras ninguno creo; mas guardábamos ambos hondo silencio. ¿Cuánto duró? Ni aun entonces pude saberlo. Sólo sé que no se oía más que el aliento, que apresurado escapaba del labio seco. Sólo sé que nos volvimos los dos a un tiempo, y nuestros ojos se hallaron ¡y sonó un beso! .......

Ríete de la noche, del día, de la luna, ríete de las calles torcidas de la isla, ríete de este torpe muchacho que te quiere, pero cuando yo abro los ojos y los cierro, cuando mis pasos van, cuando vuelven mis pasos, niégame el pan, el aire, la luz, la primavera, pero tu risa nunca por que me moriría.  Pablo Neruda

Ríete de la noche, del día, de la luna, ríete de las calles torcidas de la isla, ríete de este torpe muchacho que te quiere, pero cuando yo abro los ojos y los cierro, cuando mis pasos van, cuando vuelven mis pasos, niégame el pan, el aire, la luz, la primavera, pero tu risa nunca por que me moriría. Pablo Neruda

Tú eras el huracán.

Tú eras el huracán.

Cuando me lo contaron sentí el frío.

Cuando me lo contaron sentí el frío.

A veces, uno cree que todo lo ha olvidado... “La lluvia amarilla” de Julio Llamazares - fragmento

A veces, uno cree que todo lo ha olvidado... “La lluvia amarilla” de Julio Llamazares - fragmento

Pinterest
Buscar