Pinterest • El catálogo global de ideas

Explora Trasplante Renal, Primer Trasplante, ¡y mucho más!

Joseph Murray, a la izquierda, encabeza el equipo médico del primer trasplante renal con éxito de la historia. Fue el 23 de diciembre de 1954, entre los hermanos gemelos Ron y Richard Herrick (abajo) que se estaba muriendo por una nefritis. Richard vivió ocho años más, dándole tiempo a conocer y casarse con la mujer de su vida, la enfermera que le cuidó en la sala de recuperación.

Karl Eliasberg dirige a la Filarmónica de Leningrado el 9 de agosto de 1942, interpretando la 7ª Sinfonía que Shostakovich dedicó a su ciudad asediada por las tropas nazis. Tras un año de bombardeos, hambre y muerte solo 15 miembros de la orquesta quedaban con vida. Se tuvieron que buscar músicos entre la famélica población que apenas podían tocar sus instrumentos. Finalmente, el mítico concierto tuvo lugar, con altavoces por toda la ciudad que resonaron hasta llegar a los propios alemanes.

En agosto de 1942 las bombas alemanas cayeron sobre Stalingrado, dando comienzo a la batalla más sangrienta de la historia, en la que murieron dos millones de personas. Emmanuel Evzerihin tomó la foto de esta fuente, que resistió los cinco meses de intensos combates. Evzerihin fue criticado por su editor, que prefería fotos de las aguerridas tropas soviéticas. Hoy en día está considerada una de las imágenes más simbólicas de la II Guerra Mundial y la fuente, un monumento a la esperanza.

5 de diciembre de 1933. Celebración en un bar del fin de la ley seca, un "noble experimento" que iba a traer una nación mejor erradicando de Estados Unidos "el demonio de la bebida". En realidad fue al revés: durante los trece años que la ley estuvo vigente, cientos de miles de bares candestinos continuaron sirviendo alcohol por todo el país y el crimen organizado floreció como nunca.

Marina Ginestà. "Cuando en verano de 1936 posó orgullosa y desafiante en la terraza del Hotel Colón de Barcelona para Gutmann, ella tenía 17 años, un carné de las juventudes socialistas y el sueño de una revolución. Vestida con un uniforme miliciano, con el cabello al viento, pertrechada con un fusil que portó por primera y última vez en toda su vida, ella vivía un momento histórico, la primera victoria del pueblo en armas frente a los militares alzados contra la República".

La tarde del 5 de marzo de 1962 tuvo lugar en La Habana un funeral por las víctimas de la explosión del vapor La Couvre. Entre los asistentes estaba Ernesto Che Guevara, y el fotógrafo Alberto Korda capturó esta imagen. Siete años después, ya fallecido el Che, fue publicada por primera vez y a partir de ahí se convritió en una de las imágenes más icónicas del siglo XX. El fotógrafo se pudo hacer rico con los derechos de autor pero renunció a ellos para difundir la memoria del Che y su…

Los miembros de la expedición británica el 17 de enero de 1912, al llegar segundos al Polo Sur. Un día antes el capitán Scott escribía en su diario "Lo peor ha ocurrido (...). Los noruegos nos han adelantado. Mañana volveremos a la base." Evans sería el primero en caer; más tarde moriría Oates, con las piernas congeladas, que sacrificó su vida para que los demás pudieran seguir. Finalmente, Wilson, Bowers y Scott morirían juntos en la tienda de campaña, solo a 20 km de la base.

"El juego de la locura", de Pierre-Louise Pierson. La modelo es la condesa de Castiglione, en torno a 1865. Aristócrata y espía, convenció a su amante, Napoleón III, para que invadiera Austria facilitando la unificación de Italia. Narcisista hasta el extremo y obsesionada por el paso del tiempo y la pérdida de su famosa belleza, se encerró en su mansión y cubrió con telas negras todas las ventanas.

Los liquidadores de Chernobyl que limpiaron el techo de la central nuclear tras el accidente de 1986 fueron conocidos como los "biorobots". A pesar de llevar 30 kilos de plomo en sus trajes, solo podían permanecer dos minutos expuestos a la radiación antes de quedar agotados. Más de la mitad han muerto y el resto aún sufre las consecuencias.

1967. Kathrine Switzer es protegida por los corredores cuando uno de los directores de la maratón de Boston intenta sacarla de la carrera en la que ella se había apuntado de forma "ilegal", ya que la competición estaba reservada a los hombres. Kathrine pudo llegar finalmente a la línea de meta y años después, ya aceptada la participación femenina, ganó la maratón de Nueva York.