Pinterest • El catálogo global de ideas

Explora Su Gato, El Hombre, ¡y mucho más!

Post image for Un gato de origami en su esencia (tomado de Origami Spirit-Leyla Torres)

Julie Filipenko es una artista con base en Tel Aviv, que participa activamente en la escena del surrealismo contemporáneo, tanto en Israel como en el extranjero. La inspiración para realizar trabajo le vienen de las relaciones humanas, el mundo animal, y los recuerdos de la infancia. Principalmente Filipenko trabaja con pinturas acrílicas y dibuja con grafito, tratando de dar a sus obras un enfoque impulsado por imágenes de la fantasía, que tratan de capturar el estado existente entre el…

_ ¿Quien es ella?_ preguntó Emma cuando pasó junto a ellas. La niña que no estaba lo sufiente acostumbrada a la pregunta contestó rapido: _ Nadie_ dijo mirandola, ningún humano, espíritu o demonio la podía ver con tal claridad en el pasado.

Captain and Crew Folk Art Print

Farol

Irene Spencer artista firmado, edición limitada litografía, impresión w / siameses: duelo de Navidad

Para el tema, artista estadounidense Irene Spencer es mejor conocido por sus pinturas de madre e hijo y en general es mejor conocido por los numerosos diseños que hizo para las placas colectoras, pero Navidad de luto demuestra claramente su talento con los gatos, un tema muy difícil que ella capta perfectamente. (¿No estás contento de que yo no dije purrfectly?) Este diseño se muestra en las placas y como una estatuilla, pero los que no se pueden comparar con una edición limitada, artista…

"Matisse's cat" - GION #cats #painting #madeinitaly

simplemente hermosa, incluso en su oscuridad propia...

Estos retratos tan surreales son obra de Flora Borsi, que consigue en cada foto parecerse al animal con el que comparte un ojo.

Museo del Prado, fue el fruto de la constancia de varias reinas de España, por un lado Bárbara de Braganza, esposa de Fernando VI, y por otro Isabel de Braganza, esposa de Fernando VII, que consiguió que el rey se fijara en el maltrecho edificio de Villanueva, Una 'cruzada' que ninguna de las dos vio cumplida en vida, y que terminó Fernando VII techando el edificio y aportando obras de arte y poniendo su efigie en el frontispicio como protector de las artes.