Pinterest • El catálogo global de ideas

Explora Pecas, Bonito Bonito, ¡y mucho más!

Porque son como estrellas sobre el lienzo más bonito del mundo, tu rostro…

El cielo era completamente negro, apenas había estrellas.

La única costumbre que siguió intacta fue la de prepararle una tortita para el desayuno. Por la mañana, casi evitando mirarla, Mike le tendía el plato y sus manos se rozaban. Nada más. Eso era todo.

Siempre quedaban después de merendar, dispuestos a malgastar el resto del día entre juegos y travesuras.

"Pienso en música y en Mike. Respiro hondo y lo miro de reojo mientras canta About a girl feliz, tranquilo, como si estuviese en paz con el mundo. Y de hecho, creo que lo está. Al fin."

"El problema es que eres como una deliciosa golosina andante de frambuesa. Y me dan ganas de comerte."

"Creo que me estoy aficionando a saltar baches y empiezo a entender que no vale la pena el tiempo que invertirnos en rodear los obstáculos. El futuro es una línea recta."

«Supe lo especial que eras desde el primer día, cuando te vi sentada en esa acera y pensé que tenías el pelo de color calabaza y la piel llena de estrellas como si alguien te hubiese salpicado con una brocha de pintura».

—No lo sé. Te toco. —Ascendió por el mentón y las mejillas, despacio, disfrutando del recorrido, como si estuviese dibujándola con los dedos en su memoria. Limpió las lágrimas que todavía brillaban sobre su piel, eliminando aquel rastro de dolor—. Y creo que voy a besarte.

Tenía un montón de pecas, como si alguien hubiese sacudido una brocha de pintura sobre su piel, salpicándola de estrellas, y porque el cabello, que caía por sus hombros con delicadeza, era del color de las calabazas maduras.