Explora Del Siglo, Retrato, ¡y mucho más!

Explorar temas relacionados

13.Retrato imaginario de Felipe II. Antonio Saura.

13.Retrato imaginario de Felipe II. Antonio Saura.

La guerra de la Independencia y el semi-abandono obligaron a nuevas reformas, tanto del edificio como de decoración, acometidas a partir del año 1816. Abandono que se repetiría en la segunda mitad del siglo XIX y primeros años del XX, hasta que, en 1918, el ministro de Fomento encargó a la Sociedad Española de Amigos del Arte su restauración y amueblamiento, celebrándose la inauguración definitiva el 20 de junio de 1929. Salón de estucos

La guerra de la Independencia y el semi-abandono obligaron a nuevas reformas, tanto del edificio como de decoración, acometidas a partir del año 1816. Abandono que se repetiría en la segunda mitad del siglo XIX y primeros años del XX, hasta que, en 1918, el ministro de Fomento encargó a la Sociedad Española de Amigos del Arte su restauración y amueblamiento, celebrándose la inauguración definitiva el 20 de junio de 1929. Salón de estucos

La guerra de la Independencia y el semi-abandono obligaron a nuevas reformas, tanto del edificio como de decoración, acometidas a partir del año 1816. Abandono que se repetiría en la segunda mitad del siglo XIX y primeros años del XX, hasta que, en 1918, el ministro de Fomento encargó a la Sociedad Española de Amigos del Arte su restauración y amueblamiento, celebrándose la inauguración definitiva el 20 de junio de 1929. Sala de caoba

La guerra de la Independencia y el semi-abandono obligaron a nuevas reformas, tanto del edificio como de decoración, acometidas a partir del año 1816. Abandono que se repetiría en la segunda mitad del siglo XIX y primeros años del XX, hasta que, en 1918, el ministro de Fomento encargó a la Sociedad Española de Amigos del Arte su restauración y amueblamiento, celebrándose la inauguración definitiva el 20 de junio de 1929. Sala de caoba

La guerra de la Independencia y el semi-abandono obligaron a nuevas reformas, tanto del edificio como de decoración, acometidas a partir del año 1816. Abandono que se repetiría en la segunda mitad del siglo XIX y primeros años del XX, hasta que, en 1918, el ministro de Fomento encargó a la Sociedad Española de Amigos del Arte su restauración y amueblamiento, celebrándose la inauguración definitiva el 20 de junio de 1929. Verja de acceso al Palacete y fachada principal

La guerra de la Independencia y el semi-abandono obligaron a nuevas reformas, tanto del edificio como de decoración, acometidas a partir del año 1816. Abandono que se repetiría en la segunda mitad del siglo XIX y primeros años del XX, hasta que, en 1918, el ministro de Fomento encargó a la Sociedad Española de Amigos del Arte su restauración y amueblamiento, celebrándose la inauguración definitiva el 20 de junio de 1929. Verja de acceso al Palacete y fachada principal

La guerra de la Independencia y el semi-abandono obligaron a nuevas reformas, tanto del edificio como de decoración, acometidas a partir del año 1816. Abandono que se repetiría en la segunda mitad del siglo XIX y primeros años del XX, hasta que, en 1918, el ministro de Fomento encargó a la Sociedad Española de Amigos del Arte su restauración y amueblamiento, celebrándose la inauguración definitiva el 20 de junio de 1929.

La guerra de la Independencia y el semi-abandono obligaron a nuevas reformas, tanto del edificio como de decoración, acometidas a partir del año 1816. Abandono que se repetiría en la segunda mitad del siglo XIX y primeros años del XX, hasta que, en 1918, el ministro de Fomento encargó a la Sociedad Española de Amigos del Arte su restauración y amueblamiento, celebrándose la inauguración definitiva el 20 de junio de 1929.

La guerra de la Independencia y el semi-abandono obligaron a nuevas reformas, tanto del edificio como de decoración, acometidas a partir del año 1816. Abandono que se repetiría en la segunda mitad del siglo XIX y primeros años del XX, hasta que, en 1918, el ministro de Fomento encargó a la Sociedad Española de Amigos del Arte su restauración y amueblamiento, celebrándose la inauguración definitiva el 20 de junio de 1929. Antesala de lacayos

La guerra de la Independencia y el semi-abandono obligaron a nuevas reformas, tanto del edificio como de decoración, acometidas a partir del año 1816. Abandono que se repetiría en la segunda mitad del siglo XIX y primeros años del XX, hasta que, en 1918, el ministro de Fomento encargó a la Sociedad Española de Amigos del Arte su restauración y amueblamiento, celebrándose la inauguración definitiva el 20 de junio de 1929. Antesala de lacayos

La guerra de la Independencia y el semi-abandono obligaron a nuevas reformas, tanto del edificio como de decoración, acometidas a partir del año 1816. Abandono que se repetiría en la segunda mitad del siglo XIX y primeros años del XX, hasta que, en 1918, el ministro de Fomento encargó a la Sociedad Española de Amigos del Arte su restauración y amueblamiento, celebrándose la inauguración definitiva el 20 de junio de 1929. Antealcoba

La guerra de la Independencia y el semi-abandono obligaron a nuevas reformas, tanto del edificio como de decoración, acometidas a partir del año 1816. Abandono que se repetiría en la segunda mitad del siglo XIX y primeros años del XX, hasta que, en 1918, el ministro de Fomento encargó a la Sociedad Española de Amigos del Arte su restauración y amueblamiento, celebrándose la inauguración definitiva el 20 de junio de 1929. Antealcoba

La guerra de la Independencia y el semi-abandono obligaron a nuevas reformas, tanto del edificio como de decoración, acometidas a partir del año 1816. Abandono que se repetiría en la segunda mitad del siglo XIX y primeros años del XX, hasta que, en 1918, el ministro de Fomento encargó a la Sociedad Española de Amigos del Arte su restauración y amueblamiento, celebrándose la inauguración definitiva el 20 de junio de 1929.  Sala de espera

La guerra de la Independencia y el semi-abandono obligaron a nuevas reformas, tanto del edificio como de decoración, acometidas a partir del año 1816. Abandono que se repetiría en la segunda mitad del siglo XIX y primeros años del XX, hasta que, en 1918, el ministro de Fomento encargó a la Sociedad Española de Amigos del Arte su restauración y amueblamiento, celebrándose la inauguración definitiva el 20 de junio de 1929. Sala de espera

La guerra de la Independencia y el semi-abandono obligaron a nuevas reformas, tanto del edificio como de decoración, acometidas a partir del año 1816. Abandono que se repetiría en la segunda mitad del siglo XIX y primeros años del XX, hasta que, en 1918, el ministro de Fomento encargó a la Sociedad Española de Amigos del Arte su restauración y amueblamiento, celebrándose la inauguración definitiva el 20 de junio de 1929. Comedor

La guerra de la Independencia y el semi-abandono obligaron a nuevas reformas, tanto del edificio como de decoración, acometidas a partir del año 1816. Abandono que se repetiría en la segunda mitad del siglo XIX y primeros años del XX, hasta que, en 1918, el ministro de Fomento encargó a la Sociedad Española de Amigos del Arte su restauración y amueblamiento, celebrándose la inauguración definitiva el 20 de junio de 1929. Comedor

La guerra de la Independencia y el semi-abandono obligaron a nuevas reformas, tanto del edificio como de decoración, acometidas a partir del año 1816. Abandono que se repetiría en la segunda mitad del siglo XIX y primeros años del XX, hasta que, en 1918, el ministro de Fomento encargó a la Sociedad Española de Amigos del Arte su restauración y amueblamiento, celebrándose la inauguración definitiva el 20 de junio de 1929. Fuente en el Jardín Bajo

La guerra de la Independencia y el semi-abandono obligaron a nuevas reformas, tanto del edificio como de decoración, acometidas a partir del año 1816. Abandono que se repetiría en la segunda mitad del siglo XIX y primeros años del XX, hasta que, en 1918, el ministro de Fomento encargó a la Sociedad Española de Amigos del Arte su restauración y amueblamiento, celebrándose la inauguración definitiva el 20 de junio de 1929. Fuente en el Jardín Bajo

Pinterest
Buscar