Explora Mía La, Condiciones Laborales, ¡y mucho más!

Explorar temas relacionados

Condiciones laborales: Quiero dejar el trabajo. Estoy harto. No soporto enterarme de las cosas a medias y me repatea quedarme sin saber el final de la historia (si aquellos dos amantes se casaron, si el viejo caballero murió...). Te lo aseguro, lector, nunca hubo profesión más ingrata que la mía: la de marcador.  - Julio Santamaría Alonso-

Condiciones laborales: Quiero dejar el trabajo. Estoy harto. No soporto enterarme de las cosas a medias y me repatea quedarme sin saber el final de la historia (si aquellos dos amantes se casaron, si el viejo caballero murió...). Te lo aseguro, lector, nunca hubo profesión más ingrata que la mía: la de marcador. - Julio Santamaría Alonso-

Dos niños patinaban sin sobre una laguna congelada. Pero el hielo se rompió, y uno de ellos cayó al agua. El otro agarro una piedra y comenzó a golpear el hielo con todas sus fuerzas, hasta que logró salvar a su amigo. Cuando llegaron los bomberos, se preguntaron: “¿Cómo lo hizo? En ese instante apareció un abuelo y, conuna sonrisa, dijo:   —Yo sé cómo lo hizo. — ¿Cómo? —le preguntaron. —No había nadie a su alrededor para decirle que no podía hacerlo.

Dos niños patinaban sin sobre una laguna congelada. Pero el hielo se rompió, y uno de ellos cayó al agua. El otro agarro una piedra y comenzó a golpear el hielo con todas sus fuerzas, hasta que logró salvar a su amigo. Cuando llegaron los bomberos, se preguntaron: “¿Cómo lo hizo? En ese instante apareció un abuelo y, conuna sonrisa, dijo: —Yo sé cómo lo hizo. — ¿Cómo? —le preguntaron. —No había nadie a su alrededor para decirle que no podía hacerlo.

BBVA Innovation Center  www.josemanuelarroyo.com

BBVA Innovation Center www.josemanuelarroyo.com

How to Open a New Book.  I remember our teacher instructing exactly this to our class.  I can't think of his name but I can see his face.

How to Open a New Book. I remember our teacher instructing exactly this to our class. I can't think of his name but I can see his face.

El cuento de la indiferencia: Nunca le importó la opinión de los demás. Era sordo. También ciego. - Paulina Correa-

El cuento de la indiferencia: Nunca le importó la opinión de los demás. Era sordo. También ciego. - Paulina Correa-

I like pirates and reading!

I like pirates and reading!

〽️Hola, me llamo Recuerdo...

〽️Hola, me llamo Recuerdo...

Había  un pastor que de repente contó sus ovejas y se dio cuenta, alarmado, de que faltaba una de ellas. Angustiado, comenzó la búsqueda durante todo el día, hasta que sobrevino la noche, pero no pudo encontrarla. Entonces pasó por allí otro pastor y le dijo: Oye, ¿cómo es que llevas una oveja sobre los hombros?

Había un pastor que de repente contó sus ovejas y se dio cuenta, alarmado, de que faltaba una de ellas. Angustiado, comenzó la búsqueda durante todo el día, hasta que sobrevino la noche, pero no pudo encontrarla. Entonces pasó por allí otro pastor y le dijo: Oye, ¿cómo es que llevas una oveja sobre los hombros?

A un visitante que a sí mismo se definía como buscador de la verdad le dijo el Maestro:  Si lo que buscas es la Verdad, hay algo que es preciso que tengas presente por encima de todo. Ya lo sé, una irresistible pasión por ella … -dijo el visitante- No, una incesante disposición a reconocer que puedes estar equivocado …-le respondió el maestro.

A un visitante que a sí mismo se definía como buscador de la verdad le dijo el Maestro: Si lo que buscas es la Verdad, hay algo que es preciso que tengas presente por encima de todo. Ya lo sé, una irresistible pasión por ella … -dijo el visitante- No, una incesante disposición a reconocer que puedes estar equivocado …-le respondió el maestro.

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

Pinterest
Buscar