Corre el año 1950. Flavia de Luce, con casi once años, vive en una oscura mansión de la campiña inglesa, junto a su padre, militar retirado y amante de los sellos, y sus dos hermanas mayores, con las que sostiene una relación de amor-odio. La vida transcurre, con sus penas y sus glorias, sin apenas sobresaltos, hasta que Flavia encuentra un cadáver en el jardín, y todo hace pensar que su padre tiene algo que ver...

Corre el año 1950. Flavia de Luce, con casi once años, vive en una oscura mansión de la campiña inglesa, junto a su padre, militar retirado y amante de los sellos, y sus dos hermanas mayores, con las que sostiene una relación de amor-odio. La vida transcurre, con sus penas y sus glorias, sin apenas sobresaltos, hasta que Flavia encuentra un cadáver en el jardín, y todo hace pensar que su padre tiene algo que ver...

La estampilla, que entró en circulación el 6 de mayo de 1840, es de color negro y tiene el valor facial de un penique; de ahí la denominación de Penny Black. Aparte del valor debajo del retrato de la Reina y de la palabra "postage" en la parte superior, las estampillas tienen en cada una de sus esquinas inferiores sendas letras mayúscula, que establecen la coordenada para determinar el sitio que cada sello ocupaba en la plancha de impresión.

La estampilla, que entró en circulación el 6 de mayo de 1840, es de color negro y tiene el valor facial de un penique; de ahí la denominación de Penny Black. Aparte del valor debajo del retrato de la Reina y de la palabra "postage" en la parte superior, las estampillas tienen en cada una de sus esquinas inferiores sendas letras mayúscula, que establecen la coordenada para determinar el sitio que cada sello ocupaba en la plancha de impresión.

Flavia de Luce, una especie de Miércoles Addams con muchas más lecturas y sentido del humor, describe minuciosamente todo lo que ve, con un sentido del humor reflexivo de exquisito regusto británico, y consiente a su autor travesuras deliciosas: la voz en primera persona de esa niña extremadamente culta y curiosa

Flavia de Luce, una especie de Miércoles Addams con muchas más lecturas y sentido del humor, describe minuciosamente todo lo que ve, con un sentido del humor reflexivo de exquisito regusto británico, y consiente a su autor travesuras deliciosas: la voz en primera persona de esa niña extremadamente culta y curiosa

Sensacion novela agatha Christie

Sensacion novela agatha Christie

Pinterest
Buscar