Explora Adviento, Aquel, ¡y mucho más!

Explorar temas relacionados

Misterio de carne nuestra, ¡misterio!, palabras de Aquel que sabe más allá de las palabras, palabras juntadas todas en la Palabra encarnada, ¡Palabra!

Misterio de carne nuestra, ¡misterio!, palabras de Aquel que sabe más allá de las palabras, palabras juntadas todas en la Palabra encarnada, ¡Palabra!

(Para la medianoche) Oh Padre, cuyo nombre santo es ser y vida en nuestro pecho, para cantar el divino Nacimiento hoy con el Hijo volvemos a tu seno.  Oh Padre nuestro de los cielos, delicia toda de tu Verbo; hoy has llegado a tus hijos peregrinos, Padre de amor, Padre nuestro verdadero

(Para la medianoche) Oh Padre, cuyo nombre santo es ser y vida en nuestro pecho, para cantar el divino Nacimiento hoy con el Hijo volvemos a tu seno. Oh Padre nuestro de los cielos, delicia toda de tu Verbo; hoy has llegado a tus hijos peregrinos, Padre de amor, Padre nuestro verdadero

Hoy se han rasgado los cielos,Is 63,19 y del regazo divino	Jn 1,16 al regazo de una Virgen	Lc 1,31 el Señor ha descendido. Hoy María deposita  sobre las pajas al Hijo,Lc 2,7 y entrega la Vida al mundo,Jn 14,6 que estaba de muerte herido

Hoy se han rasgado los cielos,Is 63,19 y del regazo divino Jn 1,16 al regazo de una Virgen Lc 1,31 el Señor ha descendido. Hoy María deposita sobre las pajas al Hijo,Lc 2,7 y entrega la Vida al mundo,Jn 14,6 que estaba de muerte herido

(Domingo II) Trae el desierto voces de un profeta hasta el río fecundo del bautismo: "(Convertíos; volved de vuestras sendas, miradlo ya venir, abrid camino!"  No doblegó su voz ante los reyes, no pactó su mensaje con rabinos: "(Convertíos, decid vuestros pecados, se acerca el santo, convertíos!

(Domingo II) Trae el desierto voces de un profeta hasta el río fecundo del bautismo: "(Convertíos; volved de vuestras sendas, miradlo ya venir, abrid camino!" No doblegó su voz ante los reyes, no pactó su mensaje con rabinos: "(Convertíos, decid vuestros pecados, se acerca el santo, convertíos!

El Verbo Santo es mecido en los brazos de una Virgen;  el Creador se hace niño y al par de nosotros gime. Oh Salvador encarnado, que entre los hombres pervives, quiero adorarte en los hombres y entre los hombres servirte

El Verbo Santo es mecido en los brazos de una Virgen; el Creador se hace niño y al par de nosotros gime. Oh Salvador encarnado, que entre los hombres pervives, quiero adorarte en los hombres y entre los hombres servirte

(Domingo I de Cuaresma, 2) Acecha el Tentador y se desliza con la divina voz de la Escritura; invita dulcemente el mentiroso, obras del cielo son las que susurra.

(Domingo I de Cuaresma, 2) Acecha el Tentador y se desliza con la divina voz de la Escritura; invita dulcemente el mentiroso, obras del cielo son las que susurra.

Brotó de ti la gracia y nuestra vida, oh Virgen, manantial de toda dicha, cuando igual que la madre primeriza fuiste madre con gritos de alegría.  Vinieron a la cuna con espadas, quisieron al amor matar con armas; ¡Madre, basta de sangre derramada, muera en Belén el odio y la venganza

Brotó de ti la gracia y nuestra vida, oh Virgen, manantial de toda dicha, cuando igual que la madre primeriza fuiste madre con gritos de alegría. Vinieron a la cuna con espadas, quisieron al amor matar con armas; ¡Madre, basta de sangre derramada, muera en Belén el odio y la venganza

Domingo IV. Escucha, Casa de David: La Virgen pura se halla encinta; Dios la acaricia y la fecunda y la hace Madre de la vida.  La Virgen grávida nos lleva en el secreto de su dicha; la Virgen fiel nos abre ruta por su obediencia de discípula

Domingo IV. Escucha, Casa de David: La Virgen pura se halla encinta; Dios la acaricia y la fecunda y la hace Madre de la vida. La Virgen grávida nos lleva en el secreto de su dicha; la Virgen fiel nos abre ruta por su obediencia de discípula

En el principio de todo cuando la tierra no era, era en el seno del Padre la Palabra verdadera.  Y dijo Dios poderoso, amando, palabras ciertas, y fue la luz y fue el hombre, y en el hombre era su huella

En el principio de todo cuando la tierra no era, era en el seno del Padre la Palabra verdadera. Y dijo Dios poderoso, amando, palabras ciertas, y fue la luz y fue el hombre, y en el hombre era su huella

(Semanas I y II de Pasión) Jesús glorioso en cruz clavado, con grandes ojos  y abiertos brazos miras al Padre y al mundo amado, Jesús eterno, crucificado

(Semanas I y II de Pasión) Jesús glorioso en cruz clavado, con grandes ojos y abiertos brazos miras al Padre y al mundo amado, Jesús eterno, crucificado

Pinterest
Buscar