Turismo en l'Atzúbia

5 Pines62 Seguidores
Adsubia y Forna son dos poblaciones integradas en un solo municipio desde el año 1911. Ambas poblaciones tienen orígenes árabes pero conservan una importante herencia de la Edad de Bronce y de las civilizaciones iberoromanas que las poblaron. Son muchos los legados que dejó la población morisca. El núcleo de Forna sorprende por el magnífico estado de conservación del pueblo, que guarda todo el encanto de las alquerías moriscas, presidido por su castillo medieval.

Adsubia y Forna son dos poblaciones integradas en un solo municipio desde el año 1911. Ambas poblaciones tienen orígenes árabes pero conservan una importante herencia de la Edad de Bronce y de las civilizaciones iberoromanas que las poblaron. Son muchos los legados que dejó la población morisca. El núcleo de Forna sorprende por el magnífico estado de conservación del pueblo, que guarda todo el encanto de las alquerías moriscas, presidido por su castillo medieval.

Área de acampada y recreativa que dispone de todo tipo de servicios. Contactar con el ayuntamiento: Tel. 965571358

Área de acampada y recreativa que dispone de todo tipo de servicios. Contactar con el ayuntamiento: Tel. 965571358

Iglesia de San Vicente Ferrer. Construida en el s. XVII de nave única con capillas laterales al contrafuerte. En el s. XIX toma forma de basílica con arcos formeros.

Iglesia de San Vicente Ferrer. Construida en el s. XVII de nave única con capillas laterales al contrafuerte. En el s. XIX toma forma de basílica con arcos formeros.

Con estalactitas y estalagmitas de originales formas. La gruta se encuentra en el Tossal del Llop. Contactar con el ayuntamiento: Tel. 965571358

Con estalactitas y estalagmitas de originales formas. La gruta se encuentra en el Tossal del Llop. Contactar con el ayuntamiento: Tel. 965571358

Castillo de Forna. Responde a una residencia señorial construida a finales del s. XII y principios del s. XIII. Más tarde se realiza una ampliación del castillo y la posterior conversión en palacio residencial feudal. Después de diferentes propietarios, en 1969 queda en manos del Ayuntamiento que se encarga finalmente de su restauración, centrada en la solidación de las torres y muros. Su estado de conservación lo sitúan en uno de los castillos más importantes de la provincia.

Castillo de Forna. Responde a una residencia señorial construida a finales del s. XII y principios del s. XIII. Más tarde se realiza una ampliación del castillo y la posterior conversión en palacio residencial feudal. Después de diferentes propietarios, en 1969 queda en manos del Ayuntamiento que se encarga finalmente de su restauración, centrada en la solidación de las torres y muros. Su estado de conservación lo sitúan en uno de los castillos más importantes de la provincia.

Pinterest
Buscar