Más ideas de PEBELTOR
Envido  Era de su padre. Me salió natural. No podía seguir apartando la vista más, ya no tenía fuerzas. Dicen de la libertad, ¡menuda liberación! Cinco copas se tomaron cada una, arriba, abajo…A él no le importaba vivir siempre de las despedidas de soltero. Decían - ¡vamos!, ¡vamos!, se lo tiene merecido- cuando no –¡Únete!, si es tu marido. Y ahora... ¿Quién coño cabalga ahora?... ¡Joder en mi propia casa! No podía seguir planteándome que estábamos todos locos señor juez… ocurrió, fui él…

Envido Era de su padre. Me salió natural. No podía seguir apartando la vista más, ya no tenía fuerzas. Dicen de la libertad, ¡menuda liberación! Cinco copas se tomaron cada una, arriba, abajo…A él no le importaba vivir siempre de las despedidas de soltero. Decían - ¡vamos!, ¡vamos!, se lo tiene merecido- cuando no –¡Únete!, si es tu marido. Y ahora... ¿Quién coño cabalga ahora?... ¡Joder en mi propia casa! No podía seguir planteándome que estábamos todos locos señor juez… ocurrió, fui él…

http://www.pebeltor.com/blog/

http://www.pebeltor.com/blog/

El camino no elegido Es el lugar que siempre recordarás. Redención, crudeza y jardines de la victoria. Ya era hora de acabar con los prejuicios. Todo estaba preparado, como ahora. La pena es que nunca sabrá como ese milagro del amor del comer… y en la soledad y el justificarlo todo aún siento su perfume embriagador... y casi que la palpo. Ya no habrá más esa compañía de la verdad… En fin, hipersensibilidad actual… Quizás era muy alta para mí; y su jardín prohibido estaba muy poblado. -Yo sin…

El camino no elegido Es el lugar que siempre recordarás. Redención, crudeza y jardines de la victoria. Ya era hora de acabar con los prejuicios. Todo estaba preparado, como ahora. La pena es que nunca sabrá como ese milagro del amor del comer… y en la soledad y el justificarlo todo aún siento su perfume embriagador... y casi que la palpo. Ya no habrá más esa compañía de la verdad… En fin, hipersensibilidad actual… Quizás era muy alta para mí; y su jardín prohibido estaba muy poblado. -Yo sin…

Sus muslos durante el sexo  Sin necesidad la gente tiende a portarse mal, y en medio está esa mayoría silenciosa que te saquea con el cumplimiento de normas, con indiferencia… con la justicia. Siempre hay una razón para esos extremos.  En general nadie es dañino ni tóxico, pero mejor no presumir de quién te aplaude hasta saber lo esencial de ese/a predador/a social. Ello es la cura del bienestar, el darse solidez; y hay dos cosas que asisten esa individualidad: primero, saber ser ausente…

Sus muslos durante el sexo Sin necesidad la gente tiende a portarse mal, y en medio está esa mayoría silenciosa que te saquea con el cumplimiento de normas, con indiferencia… con la justicia. Siempre hay una razón para esos extremos. En general nadie es dañino ni tóxico, pero mejor no presumir de quién te aplaude hasta saber lo esencial de ese/a predador/a social. Ello es la cura del bienestar, el darse solidez; y hay dos cosas que asisten esa individualidad: primero, saber ser ausente…

Un lobo puede comprar el menosprecio y la mejor de las compañías, comprar, porque los aullidos son peticiones de auxilio y temeridades por su parte, así como deseos fugitivos por lo que la naturaleza le hizo, dejándolo a medias de todo, con una genética débil y un porte ostentoso. Como hombres, también sentimos lo que nos decimos, y no nos afecta lo que nos sucede, parece ser. No es por ser más que los lobos, es por ser precisamente menos –humanos-, al tener que vivir con el engaño y la…

Un lobo puede comprar el menosprecio y la mejor de las compañías, comprar, porque los aullidos son peticiones de auxilio y temeridades por su parte, así como deseos fugitivos por lo que la naturaleza le hizo, dejándolo a medias de todo, con una genética débil y un porte ostentoso. Como hombres, también sentimos lo que nos decimos, y no nos afecta lo que nos sucede, parece ser. No es por ser más que los lobos, es por ser precisamente menos –humanos-, al tener que vivir con el engaño y la…

Hojas y pelusas  Todo a un precio mínimo, hasta pagar por tus pecados. El mundo no se detiene, ¡total no hubo muchos heridos!… y pronto serán efemérides, ficciones breves, no habrá más preguntas, apaños ni señorías… se perderán. La gente seguirá por sus circuitos urbanos cómo, cuándo y donde quieran. Además, mientras yo sepa quién soy los límites los pongo yo… ¿o no? Fue la resaca, el peso de la sociedad, la voluntad propia. No dudé un segundo. Fue un hurto al uso, como otras tantas veces…

Hojas y pelusas Todo a un precio mínimo, hasta pagar por tus pecados. El mundo no se detiene, ¡total no hubo muchos heridos!… y pronto serán efemérides, ficciones breves, no habrá más preguntas, apaños ni señorías… se perderán. La gente seguirá por sus circuitos urbanos cómo, cuándo y donde quieran. Además, mientras yo sepa quién soy los límites los pongo yo… ¿o no? Fue la resaca, el peso de la sociedad, la voluntad propia. No dudé un segundo. Fue un hurto al uso, como otras tantas veces…

Dinero y mujeres Hay responsabilidades que son despedidas, que verbalizan malestar y que acallan debates internos, además, generan un espacio de unidad y un caos organizado. Habiendo tantas coaliciones, pocas resuelven conflictos, lo más, radicalidad, extremismos y el empobrecimiento de volver siempre a lo mismo: ambiciones diarias. De esos estrechos márgenes y el termómetro de los sinfines, trata Dinero y mujeres. Un eco firme, un rumor disuelto y un escándalo pleno de egos y desmanes…

Dinero y mujeres Hay responsabilidades que son despedidas, que verbalizan malestar y que acallan debates internos, además, generan un espacio de unidad y un caos organizado. Habiendo tantas coaliciones, pocas resuelven conflictos, lo más, radicalidad, extremismos y el empobrecimiento de volver siempre a lo mismo: ambiciones diarias. De esos estrechos márgenes y el termómetro de los sinfines, trata Dinero y mujeres. Un eco firme, un rumor disuelto y un escándalo pleno de egos y desmanes…

Paraíso, caída, ¿redención?  Hace unos días, un compañero, de los que son buena gente, me comentaba su enhorabuena -Vamos a tener el segundo- decía. Y se sucedieron momentos de trabajo y esos disfrutes personales por su parte.  Al poco, en otro hacer me quiso poner en conocimiento de algo, pero no pudo concretarme el hombre. Los dos estábamos liados y entendimos que ya habría tiempo para confesarse en el buen sentido. Sencillamente trabajamos y vivimos la vida que nos…

Paraíso, caída, ¿redención? Hace unos días, un compañero, de los que son buena gente, me comentaba su enhorabuena -Vamos a tener el segundo- decía. Y se sucedieron momentos de trabajo y esos disfrutes personales por su parte. Al poco, en otro hacer me quiso poner en conocimiento de algo, pero no pudo concretarme el hombre. Los dos estábamos liados y entendimos que ya habría tiempo para confesarse en el buen sentido. Sencillamente trabajamos y vivimos la vida que nos…

Acabarán cayendo  Orgullosos y felices de vivir que éramos, despreocupados… después es verdad que no se hizo todo lo que había que hacer. ¡Qué rabia! ¡Ves como no es tan difícil! Estalla, estalla. En apenas quince minutos… Hoy es un día para quedarse con lo positivo, obliguémonos a hacer un esfuerzo, aunque no fluyan las ideas… Toda la vida planeando y ahora sin maletas ni apenas corazón; además el diccionario no me sirve, no quieren...  http://www.pebeltor.com/blog/

Acabarán cayendo Orgullosos y felices de vivir que éramos, despreocupados… después es verdad que no se hizo todo lo que había que hacer. ¡Qué rabia! ¡Ves como no es tan difícil! Estalla, estalla. En apenas quince minutos… Hoy es un día para quedarse con lo positivo, obliguémonos a hacer un esfuerzo, aunque no fluyan las ideas… Toda la vida planeando y ahora sin maletas ni apenas corazón; además el diccionario no me sirve, no quieren... http://www.pebeltor.com/blog/

Rescátame.  http://www.pebeltor.com/blog/

Rescátame. http://www.pebeltor.com/blog/