Marc Caballé
Más ideas de Marc
El niño que era amigo del diablo: el demonio tienta a los malos, a los crueles. Pero yo, como  soy amigo suyo, seré bueno siempre, y me dejará ir tranquilo al cielo».

El niño que era amigo del diablo: el demonio tienta a los malos, a los crueles. Pero yo, como soy amigo suyo, seré bueno siempre, y me dejará ir tranquilo al cielo».

El año que no llegó: La luz se hizo más viva, extendiéndose, llenando la corteza del cielo.

El año que no llegó: La luz se hizo más viva, extendiéndose, llenando la corteza del cielo.

El árbol: El miedo de la madre le llegaba al niño a la garganta y sus dientes castañeteaban.  «No importa, niño».

El árbol: El miedo de la madre le llegaba al niño a la garganta y sus dientes castañeteaban. «No importa, niño».

el negro de los ojos azules: El perro puso las patas en sus hombros y lamió su cabeza de uvas  negras.

el negro de los ojos azules: El perro puso las patas en sus hombros y lamió su cabeza de uvas negras.

El tiovivo: El niño que no tenía perras gordas merodeaba por la feria con las manos en los  bolsillos, buscando por el suelo.

El tiovivo: El niño que no tenía perras gordas merodeaba por la feria con las manos en los bolsillos, buscando por el suelo.

La sed y el niño: Empezó a buscar y rebuscar en el caño oxidado de la fuente, que le miraba  con su único ojo ciego, muy triste.

La sed y el niño: Empezó a buscar y rebuscar en el caño oxidado de la fuente, que le miraba con su único ojo ciego, muy triste.

La niña que no estaba en ninguna parte: La niña de aquella habitación no había muerto, mas no estaba en ninguna parte.

La niña que no estaba en ninguna parte: La niña de aquella habitación no había muerto, mas no estaba en ninguna parte.

el incendio. el niño prendio fuego a la esquina con sus colores.

el incendio. el niño prendio fuego a la esquina con sus colores.

el jorobado. El niño del guiñol estaba siempre muy triste

el jorobado. El niño del guiñol estaba siempre muy triste