Maria Lescurat

Maria Lescurat

No se ve bien sino con el Corazón. Lo esencial es invisible a los ojos.