Isabel Abellan
Más ideas de Isabel
El amor de Dios para nosotros es realmente incondicional, como el de una madre a su hijo.

El amor de Dios para nosotros es realmente incondicional, como el de una madre a su hijo.