Via crucis actual

José Manuel Rodríguez Gómez
Son los 15 momentos del camino de la cruz, que en 1992, el Papa Juan Pablo II designó como Viacrucis en sustitución de las 14 estaciones tradicionales. He colorizado estas imágenes a partir de las imágenes vectoriales en blanco y negro disponibles en mi web: www.logo-arte.com/religion.htm
15 Pines53 Seguidores
Décimoquinta estación del Viacrucis: JESÚS RESUCITA DE ENTRE LOS MUERTOS La tumba de Jesús fue cerrada y sellada. Según la petición de los sumos sacerdotes y los fariseos, se pusieron soldados de guardia ante la entrada para que nadie pudiera robar el cuerpo de Jesús. Al tercer día Jesús resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y esta sentado a la diestra de Dios Padre todo poderoso.

Décimoquinta estación del Viacrucis: JESÚS RESUCITA DE ENTRE LOS MUERTOS La tumba de Jesús fue cerrada y sellada. Según la petición de los sumos sacerdotes y los fariseos, se pusieron soldados de guardia ante la entrada para que nadie pudiera robar el cuerpo de Jesús. Al tercer día Jesús resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y esta sentado a la diestra de Dios Padre todo poderoso.

Décimocuarta estación del Viacrucis: JESÚS ES SEPULTADO Al atardecer, José de Arimatea, discípulo de Jesús, se presentó ante Pilato y pidió el cuerpo de Jesús, entonces Pilato dio orden de que se le entregase.   Había cerca del sitio donde fue crucificado un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en cual nadie había sido depositado. Allí pusieron a Jesús, rodaron una pesada losa, tapando con ella la entrada del sepulcro, y se volvieron a la ciudad ya muy entrada la noche.

Décimocuarta estación del Viacrucis: JESÚS ES SEPULTADO Al atardecer, José de Arimatea, discípulo de Jesús, se presentó ante Pilato y pidió el cuerpo de Jesús, entonces Pilato dio orden de que se le entregase. Había cerca del sitio donde fue crucificado un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en cual nadie había sido depositado. Allí pusieron a Jesús, rodaron una pesada losa, tapando con ella la entrada del sepulcro, y se volvieron a la ciudad ya muy entrada la noche.

Décimotercera estación del Viacrucis: Jesús muere en la cruz.  «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?»  Desde la hora sexta hasta la hora nona cayeron tinieblas sobre toda la tierra. A la hora nona, Jesús gritó desgarradoramente: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?».  Era su último grito, cargado de sufrimiento, pena y amargura.

Décimotercera estación del Viacrucis: Jesús muere en la cruz. «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?» Desde la hora sexta hasta la hora nona cayeron tinieblas sobre toda la tierra. A la hora nona, Jesús gritó desgarradoramente: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?». Era su último grito, cargado de sufrimiento, pena y amargura.

Duodécima estación del Viacrucis actual: Jesús en la cruz, su madre y el discípulo  Esta estación representa a Jesús clavado en la cruz, la Madre de Jesús y Juan evangelista al pie de la cruz.  «Jesús le dice a su madre: "Mujer, ahí tienes a tu hijo". Luego dice al discípulo: "Ahí tienes a tu madre". Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa»

Duodécima estación del Viacrucis actual: Jesús en la cruz, su madre y el discípulo Esta estación representa a Jesús clavado en la cruz, la Madre de Jesús y Juan evangelista al pie de la cruz. «Jesús le dice a su madre: "Mujer, ahí tienes a tu hijo". Luego dice al discípulo: "Ahí tienes a tu madre". Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa»

Undécima estación del Viacrucis: Jesús promete su reino al buen ladrón  Junto a Jesús crucificado habían dos hombres más esperando el mismo final.   Dimas, el buen ladrón, le dijo a Jesús: "Señor acuérdate de mi cuando estés en el paraíso".  Jesús le respondió: “En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso”

Undécima estación del Viacrucis: Jesús promete su reino al buen ladrón Junto a Jesús crucificado habían dos hombres más esperando el mismo final. Dimas, el buen ladrón, le dijo a Jesús: "Señor acuérdate de mi cuando estés en el paraíso". Jesús le respondió: “En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso”

Décima estación del Viacrucis: Cristo es clavado a una cruz patibular, o sea con travesaño. Cuando llegaron al lugar llamado "La Calavera", lo crucificaron allí, a él y a los dos malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda.

Décima estación del Viacrucis: Cristo es clavado a una cruz patibular, o sea con travesaño. Cuando llegaron al lugar llamado "La Calavera", lo crucificaron allí, a él y a los dos malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda.

Novena estación del Viacrucis: Jesús encuentra a las mujeres de Jerusalén  Aquel viernes, a ambos lados del camino hacia el Gólgota, había una gran multitud de personas viendo el espectáculo del paso de los condenados. Entre esa gente había un grupo de mujeres, que se dedicaban a consolar a los moribundos y a los condenados a muerte, entre golpes de pechos y lamentos.  Jesús se volvió hacia ellas y les dijo: «Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, llorad por vosotras y por vuestros hijos»

Novena estación del Viacrucis: Jesús encuentra a las mujeres de Jerusalén Aquel viernes, a ambos lados del camino hacia el Gólgota, había una gran multitud de personas viendo el espectáculo del paso de los condenados. Entre esa gente había un grupo de mujeres, que se dedicaban a consolar a los moribundos y a los condenados a muerte, entre golpes de pechos y lamentos. Jesús se volvió hacia ellas y les dijo: «Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, llorad por vosotras y por vuestros hijos»

Octava estación del Viacrucis: El Cireneo ayuda a Jesús a llevar la cruz  Simón de Cirene encuentra en su camino, cuando regresa a casa después de un día de trabajo, aquella triste hilera de condenados yendo hacia la cima del Gólgota. Los soldados, viendo a Jesús exhausto, llaman a Simón y obligan a este robusto campesino a cargar con la cruz.

Octava estación del Viacrucis: El Cireneo ayuda a Jesús a llevar la cruz Simón de Cirene encuentra en su camino, cuando regresa a casa después de un día de trabajo, aquella triste hilera de condenados yendo hacia la cima del Gólgota. Los soldados, viendo a Jesús exhausto, llaman a Simón y obligan a este robusto campesino a cargar con la cruz.

Séptima estación del Viacrucis: Jesús carga con la cruz, solo con su dolor, sin nadie alrededor, tal como debió sentirse Él mientras ascendía por el camino del Gólgota.

Séptima estación del Viacrucis: Jesús carga con la cruz, solo con su dolor, sin nadie alrededor, tal como debió sentirse Él mientras ascendía por el camino del Gólgota.

Sexta estación del Viacrucis: LA FLAGELACIÓN  Ante la falta de evidencias para condenar a Jesús, Pilato, el procurador romano, ordenó la flagelación. Esta práctica consistía en por lo menos 40 golpes con el flagellum taxillatum (una especie de látigo compuesto básicamente de un bastón con tiras de cuero. La punta de cada tira se encontraba rematada con fragmentos de hueso de cordero y de plomo).

Sexta estación del Viacrucis: LA FLAGELACIÓN Ante la falta de evidencias para condenar a Jesús, Pilato, el procurador romano, ordenó la flagelación. Esta práctica consistía en por lo menos 40 golpes con el flagellum taxillatum (una especie de látigo compuesto básicamente de un bastón con tiras de cuero. La punta de cada tira se encontraba rematada con fragmentos de hueso de cordero y de plomo).

Pinterest
Buscar