Macke

Macke

Título: Composición VIII. Autor: wassily Kandinsky. Fecha: 1923. Estilo artístico: La abstracción (Movimiento vanguardista del siglo XX). Características: Da la sensación de que las manchas flotan en el espacio. Se interesa por un arte "no objetivo" en el cual el único tema es el color y la línea. Se relaciona más con lo espiritual que con lo material. Su pintura muestra una tendencia geométrica.

Título: Composición VIII. Autor: wassily Kandinsky. Fecha: 1923. Estilo artístico: La abstracción (Movimiento vanguardista del siglo XX). Características: Da la sensación de que las manchas flotan en el espacio. Se interesa por un arte "no objetivo" en el cual el único tema es el color y la línea. Se relaciona más con lo espiritual que con lo material. Su pintura muestra una tendencia geométrica.

Título: Fuente. Autor: Marcel Duchamp. Fecha: 1917. Estilo artístico: Dadaísmo (Movimiento vanguardista del siglo XX). Características: El autor en esta obra emplea el humor y el escándalo (Cualquier cosa puede convertirse en objeto artístico). Lo importante ya no es la técnica ni el estilo, sino su contextualización.

Título: Fuente. Autor: Marcel Duchamp. Fecha: 1917. Estilo artístico: Dadaísmo (Movimiento vanguardista del siglo XX). Características: El autor en esta obra emplea el humor y el escándalo (Cualquier cosa puede convertirse en objeto artístico). Lo importante ya no es la técnica ni el estilo, sino su contextualización.

pinturas famosas - Google Search

pinturas famosas - Google Search

La pintura de Eli Salvans despliega un virtuosismo rítmico que dota a las escenas de una cadencia interna, de un movimiento órfico que se embebe de los lenguajes vanguardistas de los albores del siglo XX pero redirigiéndolos hacia una búsqueda personal.

La pintura de Eli Salvans despliega un virtuosismo rítmico que dota a las escenas de una cadencia interna, de un movimiento órfico que se embebe de los lenguajes vanguardistas de los albores del siglo XX pero redirigiéndolos hacia una búsqueda personal.

La pintura de Eli Salvans despliega un virtuosismo rítmico que dota a las escenas de una cadencia interna, de un movimiento órfico que se embebe de los lenguajes vanguardistas de los albores del siglo XX pero redirigiéndolos hacia una búsqueda personal.

La pintura de Eli Salvans despliega un virtuosismo rítmico que dota a las escenas de una cadencia interna, de un movimiento órfico que se embebe de los lenguajes vanguardistas de los albores del siglo XX pero redirigiéndolos hacia una búsqueda personal.

La pintura de Eli Salvans despliega un virtuosismo rítmico que dota a las escenas de una cadencia interna, de un movimiento órfico que se embebe de los lenguajes vanguardistas de los albores del siglo XX pero redirigiéndolos hacia una búsqueda personal.

La pintura de Eli Salvans despliega un virtuosismo rítmico que dota a las escenas de una cadencia interna, de un movimiento órfico que se embebe de los lenguajes vanguardistas de los albores del siglo XX pero redirigiéndolos hacia una búsqueda personal.

La pintura de Eli Salvans despliega un virtuosismo rítmico que dota a las escenas de una cadencia interna, de un movimiento órfico que se embebe de los lenguajes vanguardistas de los albores del siglo XX pero redirigiéndolos hacia una búsqueda personal.

La pintura de Eli Salvans despliega un virtuosismo rítmico que dota a las escenas de una cadencia interna, de un movimiento órfico que se embebe de los lenguajes vanguardistas de los albores del siglo XX pero redirigiéndolos hacia una búsqueda personal.

La pintura de Eli Salvans despliega un virtuosismo rítmico que dota a las escenas de una cadencia interna, de un movimiento órfico que se embebe de los lenguajes vanguardistas de los albores del siglo XX pero redirigiéndolos hacia una búsqueda personal.

La pintura de Eli Salvans despliega un virtuosismo rítmico que dota a las escenas de una cadencia interna, de un movimiento órfico que se embebe de los lenguajes vanguardistas de los albores del siglo XX pero redirigiéndolos hacia una búsqueda personal.

La pintura de Eli Salvans despliega un virtuosismo rítmico que dota a las escenas de una cadencia interna, de un movimiento órfico que se embebe de los lenguajes vanguardistas de los albores del siglo XX pero redirigiéndolos hacia una búsqueda personal.

La pintura de Eli Salvans despliega un virtuosismo rítmico que dota a las escenas de una cadencia interna, de un movimiento órfico que se embebe de los lenguajes vanguardistas de los albores del siglo XX pero redirigiéndolos hacia una búsqueda personal.

Pinterest
Buscar