<< Al corazón contrito y humillado Dios no lo desprecia >>.   Salmos 51:17

<< Al corazón contrito y humillado Dios no lo desprecia >>. Salmos 51:17

El corazón parece ser el símbolo receptáculo de lo que es más esencial en cada ser: en él está encerrada nuestra herencia que viene de Adam, transmitida de padres a hijos, el Dios escondido en el hombre, el recuerdo de la Unidad Primordial, la raíz de la que brotará la regeneración del hombre. A causa de la caída original, este corazón se ha vuelto de piedra. El corazón del hombre es como una piedra que sella la entrada del tesoro de Dios; por eso anhelemos el corazon de Dios

El corazón parece ser el símbolo receptáculo de lo que es más esencial en cada ser: en él está encerrada nuestra herencia que viene de Adam, transmitida de padres a hijos, el Dios escondido en el hombre, el recuerdo de la Unidad Primordial, la raíz de la que brotará la regeneración del hombre. A causa de la caída original, este corazón se ha vuelto de piedra. El corazón del hombre es como una piedra que sella la entrada del tesoro de Dios; por eso anhelemos el corazon de Dios

Salmos 51:10

Salmos 51:10

Salmo 51:10

Salmo 51:10

Salmos 51:10 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto…

Salmos 51:10 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto…

La Biblia nos dice que todos necesitamos el perdón de Dios. Todos hemos cometido pecado. Eclesiastés 7:20 declara, “Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque.” 1 Juan 1:8 dice, “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.” Todo pecado es a la larga un acto de rebelión en contra de Dios (Salmos 51:4). Como resultado, necesitamos desesperadamente el perdón de Dios.

La Biblia nos dice que todos necesitamos el perdón de Dios. Todos hemos cometido pecado. Eclesiastés 7:20 declara, “Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque.” 1 Juan 1:8 dice, “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.” Todo pecado es a la larga un acto de rebelión en contra de Dios (Salmos 51:4). Como resultado, necesitamos desesperadamente el perdón de Dios.

Salmos 51:10 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mí.♔

Salmos 51:10 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mí.♔

Efesios 2:4-6 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús.♔

Amós 5:4 Buscadme, y viviréis.♔

Efesios 2:4-6 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús.♔

El poder de la oración... #compartirvideos #postalesdeamor                                                                                                                                                      Más

El poder de la oración... #compartirvideos #postalesdeamor Más

salmo 51,10

8 de diciembre: LA HORA DE GRACIA a las 12hs del mediodía

salmo 51,10

Pinterest
Buscar