Ahora, pues, permanecen estas tres virtudes: la fe, la esperanza y el amor. Pero…

Ahora, pues, permanecen estas tres virtudes: la fe, la esperanza y el amor. Pero…

Carlos Martínez M_Aprendiendo la Sana Doctrina: Eclesiastés 4:12

Carlos Martínez M_Aprendiendo la Sana Doctrina: Eclesiastés 4:12

Frases de fe - La fe no hace las cosas sencillas, las hace posibles #Fe #Dios Inspirate con estos diseños exclusivos, descargalos gratis y aplicalos en donde más te guste! ► DESCARGAR GRATIS en alta calidad

Frases de fe - La fe no hace las cosas sencillas, las hace posibles #Fe #Dios Inspirate con estos diseños exclusivos, descargalos gratis y aplicalos en donde más te guste! ► DESCARGAR GRATIS en alta calidad

Lecciones para amar: Frases de la Madre Teresa de Calcuta sobre el ...

Lecciones para amar: Frases de la Madre Teresa de Calcuta sobre el ...

Islas de Misericordia by Sarai Llamas - Jonás 2, 3  #Bible #Biblia #SaraiLlamas

Desde mi angustia invoqué al Señor… (Jonás 2, 3)

Islas de Misericordia by Sarai Llamas - Jonás 2, 3 #Bible #Biblia #SaraiLlamas

Salmos 147:3 El sana a los quebrantados de corazón, Y venda sus heridas.♔

Salmos 147:3 El sana a los quebrantados de corazón, Y venda sus heridas.♔

La Biblia nos dice que todos necesitamos el perdón de Dios. Todos hemos cometido pecado. Eclesiastés 7:20 declara, “Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque.” 1 Juan 1:8 dice, “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.” Todo pecado es a la larga un acto de rebelión en contra de Dios (Salmos 51:4). Como resultado, necesitamos desesperadamente el perdón de Dios.

La Biblia nos dice que todos necesitamos el perdón de Dios. Todos hemos cometido pecado. Eclesiastés 7:20 declara, “Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque.” 1 Juan 1:8 dice, “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.” Todo pecado es a la larga un acto de rebelión en contra de Dios (Salmos 51:4). Como resultado, necesitamos desesperadamente el perdón de Dios.

Pinterest
Buscar