Pinterest • El catálogo global de ideas

Veintidós años después Santiago Auserón (1955) regresa a Getxo (Escuela de música Andrés Isasi, 20.00 horas) enfundado en el pellejo de Juan Perro. Curiosidades astrales. Entonces,

GAITA (Cantiga 350) La gaita está formada por las siguentes partes: un odre o pellejo donde se almacena el aire, una boquilla para soplar, y varios tubos (uno melódico y dos bordones o roncones, que hacen resonar la fundamental y la quinta).

9

La tableta YUNTAB Cuenta con el Increíblemente potente Procesador A33 de doble núcleo de 1,5 GHz Que proporciona approximately el doble de Velocidad de FUNCIONAMIENTO en multitarea, y es mas fiable Que Nunca. La pantalla de 7 pulgadas multi-táctil de alta definición HD cuenta con una pantalla de 800x480 de alta definición más clara y viva, que hace divertido todo el entretenimiento. / FUNDA DE PELLEJO PARA PROTEGER LA TABLETA Utilice todas sus aplicaciones familiares de Android y manténgase…

Catedral de León. Se le conoce como pulchra leonina, su estilo es gótico francés. La catedral ha tenido siempre problemas de cimentación y hay una leyenda referente a esto. Dice la leyenda que en el interior de la Puerta de San Juan cuelga el pellejo de un topo; este topo no dejaba trabajar a los constructores de este templo, pues cada noche destruís lo que ellos construían en el día. Cuando lo cazaron, lo despellejaron y lo colgaron ahí.

1
1
de Martes de cuento

Pellejo de asno

El amor no puede comprarse con regalos, porque el único regalo que acepta el amor es más amor. AUDIO

3

GAYDA Una vez descrito el principio de la gaita, diríamos que el modelo que nos ocupa es una gaita de lengüeta simple. La vibración del aire que se produce en la pajuela tiene lugar por el movimiento de una membrana simple, a diferencia de las gaitas de lengüeta doble, cuyo sonido surge del batir de dos membranas que dejan pasar el aire entre ellas. El primer caso es similar, entre otros, a los albogues y a los saxofones, y el segundo a las dulzainas y a los oboes. La gayda, con distintas…

Ahí van: 1. “A ver tu barriga”. Mi pataza, casi hermana, me fue a ver a la clínica (o sea literalmente recién había salido Emma de la panza) y me dijo como si fuera algo gracioso: “A ver Sheela, cómo quedó tu barriga”. Primero que estaba adolorida y segundo sentía que mi barriga era puro pellejo, no me provocaba enseñarle!! Pero encima le enseñé! Y me respondió: “Ahh sigue hinchada”. Eso no se hace por si aca.