Gnosopedienne #7 Te muerdes la boca por dentro, se hace una pequeña llaga, se hincha un poco, te la vuelves a morder, se hincha más, lo que facilita que vuelva a ser mordida. En algún momento no puedes volver a comer, porque la comida no cabe y debes mantener la boca entreabierta para intentar no morder el enorme trozo de carne tumefacta que empieza ya a asomar por la comisura de los labios…

Gnosopedienne #7 Te muerdes la boca por dentro, se hace una pequeña llaga, se hincha un poco, te la vuelves a morder, se hincha más, lo que facilita que vuelva a ser mordida. En algún momento no puedes volver a comer, porque la comida no cabe y debes mantener la boca entreabierta para intentar no morder el enorme trozo de carne tumefacta que empieza ya a asomar por la comisura de los labios…

Cómo deshacerse de una llaga al lado del labio | Muy Fitness

Cómo deshacerse de una llaga al lado del labio | Muy Fitness

Gnosopedienne #3 Argumentum Scachisticum Es evidente que Dios no ignora las reglas que rigen el ajedrez. Más aún: su inefable entendimiento comprende y prevé el manantial infinito de combinaciones que cada nueva jugada introduce. Este pequeño y divino detalle acarrea ciertas complicaciones: si a Dios le es dado atisbar cualquier camino victorioso desde el interior del laberinto, no precisa de urdir ataques, ni mucho menos defensas. Estrategia y táctica desterradas, le basta con elegir uno…

Gnosopedienne #3 Argumentum Scachisticum Es evidente que Dios no ignora las reglas que rigen el ajedrez. Más aún: su inefable entendimiento comprende y prevé el manantial infinito de combinaciones que cada nueva jugada introduce. Este pequeño y divino detalle acarrea ciertas complicaciones: si a Dios le es dado atisbar cualquier camino victorioso desde el interior del laberinto, no precisa de urdir ataques, ni mucho menos defensas. Estrategia y táctica desterradas, le basta con elegir uno…

Gnosopedienne #6  Entrando en la ciudad desconocida te encuentras mal, preguntas a un motorista en un semáforo dónde queda el hospital más próximo. Él, amable, se ofrece a guiarte y te dice que le sigas. A mitad de camino sufre un accidente. Tú, amable, le subes al coche y preguntas a un motorista que pasa dónde queda el hospital más próximo. Él, amable, se ofrece a guiarte y te dice que le sigas. A mitad de camino sufre un accidente…

Gnosopedienne #6 Entrando en la ciudad desconocida te encuentras mal, preguntas a un motorista en un semáforo dónde queda el hospital más próximo. Él, amable, se ofrece a guiarte y te dice que le sigas. A mitad de camino sufre un accidente. Tú, amable, le subes al coche y preguntas a un motorista que pasa dónde queda el hospital más próximo. Él, amable, se ofrece a guiarte y te dice que le sigas. A mitad de camino sufre un accidente…

Gnosopedienne #5 (…) Fue así que cuando las mamás hiperprotectoras fundaron Mamás Hiperprotectoras Sin Fronteras (MHSF), los hijos de las asociadas fundaron al poco tiempo la Asociación de Damnificados por la MHSF (ADMHSF). Esto provocó un proceso autocrítico en la MHSF que generó una escisión de la que salieron dos grupos: Mamás Hiperprotectoras Sin Fronteras Enfadadas con la ADMHSF (MHSFECADMHSF) y Mamás Hiperprotectoras Sin Fronteras que Protegen También de las Mamás Hiperprotectoras…

Gnosopedienne #5 (…) Fue así que cuando las mamás hiperprotectoras fundaron Mamás Hiperprotectoras Sin Fronteras (MHSF), los hijos de las asociadas fundaron al poco tiempo la Asociación de Damnificados por la MHSF (ADMHSF). Esto provocó un proceso autocrítico en la MHSF que generó una escisión de la que salieron dos grupos: Mamás Hiperprotectoras Sin Fronteras Enfadadas con la ADMHSF (MHSFECADMHSF) y Mamás Hiperprotectoras Sin Fronteras que Protegen También de las Mamás Hiperprotectoras…

Gnosopedienne #10 Como cada mañana, el hombre que conoce el futuro intenta levantarse. Como cada mañana el hastío que le provoca prever cada mínimo evento se lo impide. Como cada noche, el hombre que conoce el futuro se pregunta cómo es que el día de hoy no fue como había previsto.

Gnosopedienne #10 Como cada mañana, el hombre que conoce el futuro intenta levantarse. Como cada mañana el hastío que le provoca prever cada mínimo evento se lo impide. Como cada noche, el hombre que conoce el futuro se pregunta cómo es que el día de hoy no fue como había previsto.

Gnosopedienne #9 Se acercó con paso discreto al filo del acantilado. Miró hacia abajo… y no vio nada de qué asustarse.

Gnosopedienne #9 Se acercó con paso discreto al filo del acantilado. Miró hacia abajo… y no vio nada de qué asustarse.

Gnosopedienne #8 El hombre más bello del mundo, aquél con el rostro más perfecto y fascinante que hayan visto los tiempos, vive en una isla desierta. Sufre porque nunca nadie le ve, nadie admira su belleza, nadie le ama. Un día se acerca un barco, ven su hoguera, le ven a él, lanzan un bote. El adonis está entusiasmado, por fin alguien le verá, admirará su belleza, le amará. ¡Todos lo harán! Corre a la playa, agita los brazos, pisa un erizo, tropieza, se cae, se da de bruces contra una…

Gnosopedienne #8 El hombre más bello del mundo, aquél con el rostro más perfecto y fascinante que hayan visto los tiempos, vive en una isla desierta. Sufre porque nunca nadie le ve, nadie admira su belleza, nadie le ama. Un día se acerca un barco, ven su hoguera, le ven a él, lanzan un bote. El adonis está entusiasmado, por fin alguien le verá, admirará su belleza, le amará. ¡Todos lo harán! Corre a la playa, agita los brazos, pisa un erizo, tropieza, se cae, se da de bruces contra una…

Microrrelato #2  Miguel Herranz

Microrrelato #2 Miguel Herranz

Gnosopedienne #4 El niño tiene los cabellos de oro. De oro puro. El viejo lo secuestró y lo encerró en un sótano, donde permanece encadenado. ¡Pobre! El anciano canalla arranca sus dorados cabellos de vez en cuando –el saber antiguo dicta que cuando son de oro si son cortados no vuelven a crecer–, para fundirlos en pequeñas barras que vende al orfebre. La hermana del niño tiene las uñas de oro. De oro puro. El viejo la secuestró también, y la encerró en el mismo sótano, donde permanece…

Gnosopedienne #4 El niño tiene los cabellos de oro. De oro puro. El viejo lo secuestró y lo encerró en un sótano, donde permanece encadenado. ¡Pobre! El anciano canalla arranca sus dorados cabellos de vez en cuando –el saber antiguo dicta que cuando son de oro si son cortados no vuelven a crecer–, para fundirlos en pequeñas barras que vende al orfebre. La hermana del niño tiene las uñas de oro. De oro puro. El viejo la secuestró también, y la encerró en el mismo sótano, donde permanece…

Pinterest
Buscar