Pablo no quiere dormir solo en su cama. Con la ayuda de unos pacientes padres, que le enseñan dónde duerme cada miembro de la familia (incluidas las mascotas), Pablo finalmente comprenderá que cada uno tiene que dormir en su propia cama. Un álbum sobre la difícil etapa de dormir solo en su habitación.

Pablo no quiere dormir solo en su cama. Con la ayuda de unos pacientes padres, que le enseñan dónde duerme cada miembro de la familia (incluidas las mascotas), Pablo finalmente comprenderá que cada uno tiene que dormir en su propia cama. Un álbum sobre la difícil etapa de dormir solo en su habitación.

MOLESTANDO A MAMA

MOLESTANDO A MAMA

mesa

mesa

Si por las noches te cuesta dormir, no eres el único: muchos damos vueltas y vueltas hasta que finalmente caemos en los cálidos brazos de Morfeo.

Si por las noches te cuesta dormir, no eres el único: muchos damos vueltas y vueltas hasta que finalmente caemos en los cálidos brazos de Morfeo.

Si por las noches te cuesta dormir, no eres el único: muchos damos vueltas y vueltas hasta que finalmente caemos en los cálidos brazos de Morfeo.

Si por las noches te cuesta dormir, no eres el único: muchos damos vueltas y vueltas hasta que finalmente caemos en los cálidos brazos de Morfeo.

Si por las noches te cuesta dormir, no eres el único: muchos damos vueltas y vueltas hasta que finalmente caemos en los cálidos brazos de Morfeo.

Si por las noches te cuesta dormir, no eres el único: muchos damos vueltas y vueltas hasta que finalmente caemos en los cálidos brazos de Morfeo.

Si por las noches te cuesta dormir, no eres el único: muchos damos vueltas y vueltas hasta que finalmente caemos en los cálidos brazos de Morfeo.

Si por las noches te cuesta dormir, no eres el único: muchos damos vueltas y vueltas hasta que finalmente caemos en los cálidos brazos de Morfeo.

Si por las noches te cuesta dormir, no eres el único: muchos damos vueltas y vueltas hasta que finalmente caemos en los cálidos brazos de Morfeo.

Si por las noches te cuesta dormir, no eres el único: muchos damos vueltas y vueltas hasta que finalmente caemos en los cálidos brazos de Morfeo.

Si por las noches te cuesta dormir, no eres el único: muchos damos vueltas y vueltas hasta que finalmente caemos en los cálidos brazos de Morfeo.

Si por las noches te cuesta dormir, no eres el único: muchos damos vueltas y vueltas hasta que finalmente caemos en los cálidos brazos de Morfeo.

Si por las noches te cuesta dormir, no eres el único: muchos damos vueltas y vueltas hasta que finalmente caemos en los cálidos brazos de Morfeo.

Si por las noches te cuesta dormir, no eres el único: muchos damos vueltas y vueltas hasta que finalmente caemos en los cálidos brazos de Morfeo.

Pinterest
Buscar