Deberíamos ser como elefantes … Con pies grandes y pesados… Para tenerlos bien fijos en la tierra y no elevarnos. Con orejas grandes… Para aprender a oír y no actuar a ciegas. Con la boca chica… Para no andar hablando demasiado. Tener piel áspera y dura, Para aguantar los embates de la vida. Tener su …

Deberíamos ser como elefantes … Con pies grandes y pesados… Para tenerlos bien fijos en la tierra y no elevarnos. Con orejas grandes… Para aprender a oír y no actuar a ciegas. Con la boca chica… Para no andar hablando demasiado. Tener piel áspera y dura, Para aguantar los embates de la vida. Tener su …

11 Divertidos cómics que cada mujer entenderá

11 Divertidos cómics que cada mujer entenderá

La dulce y ansiada inocencia solamente esta en la mirada de aquellos que no han contemplado la dura realidad del mundo en la que vivimos, lo...

La dulce y ansiada inocencia solamente esta en la mirada de aquellos que no han contemplado la dura realidad del mundo en la que vivimos, lo...

plancha  estatica Mantén levantada una pierna mientras dura la plancha y luego cambia de pierna

plancha estatica Mantén levantada una pierna mientras dura la plancha y luego cambia de pierna

Porque es una vida dura, con amor en el mundo. y yo soy una chica dura, amarme es como masticar las perlas (Lady Gaga)

Porque es una vida dura, con amor en el mundo. y yo soy una chica dura, amarme es como masticar las perlas (Lady Gaga)

Recursos didácticos para profesores

Recursos didácticos para profesores

Aunque en la imagen hay faltas de ortografía (no saben que existen los acentos) si no os importa nos vamos a centrar en Mafalda, como siempre genial

Memoria de una joven de 22 años que empieza a trabajar como comadrona en el Saint Raymund Nonnatus, una maternidad de monjas anglicanas en el East End de Londres en los años cincuenta. En un ambiente de posguerra lleno de penurias y privaciones, las jóvenes se dedican a recorrer el barrio en bicicleta, visitando mujeres embarazadas, siempre dispuestas a ayudar.

Memoria de una joven de 22 años que empieza a trabajar como comadrona en el Saint Raymund Nonnatus, una maternidad de monjas anglicanas en el East End de Londres en los años cincuenta. En un ambiente de posguerra lleno de penurias y privaciones, las jóvenes se dedican a recorrer el barrio en bicicleta, visitando mujeres embarazadas, siempre dispuestas a ayudar.

Pinterest
Buscar