Eli
Más ideas de Eli
ron el coche hasta los topes; primero las maletas, repletas de vida pasada; las maltrechas ilusiones arriba del todo, no sea que se aplasten más todavía; los sueños, ya amodorrados, junto a la ventanilla, para que vayan entretenidos y no se duerman. Mientras parten contentos hacía un futuro incierto, pero al menos FUTURO, la desesperación les despide desde la acera de enfrente.

ron el coche hasta los topes; primero las maletas, repletas de vida pasada; las maltrechas ilusiones arriba del todo, no sea que se aplasten más todavía; los sueños, ya amodorrados, junto a la ventanilla, para que vayan entretenidos y no se duerman. Mientras parten contentos hacía un futuro incierto, pero al menos FUTURO, la desesperación les despide desde la acera de enfrente.