El Madero, Nuestros cerdos Ibéricos

A mitad de camino entre el bosque y la pradera, conforma un ecosistema de los más bellos que existen, donde se encuentra las encinas y alcornoques que proporcionan abundantes bellotas. En este preciado espacio, en plena naturaleza, nuestros cerdos ibéricos se mueven en libertad, se alimentan de bellotas y de distintas especies de hierbas que les ofrece el bosque mediterráneo.
5 Pines10 Seguidores
Nuestra crianza natural que retarda el engorde, logrando que la grasa se infiltre aún más entre sus masas musculares. Junto al aire de la sierra, una pizca de sal, un curado artesanal y mucha paciencia logramos este magnífico  producto que destaca por su jugosidad, aroma y sabor incomparables.

Nuestra crianza natural que retarda el engorde, logrando que la grasa se infiltre aún más entre sus masas musculares. Junto al aire de la sierra, una pizca de sal, un curado artesanal y mucha paciencia logramos este magnífico producto que destaca por su jugosidad, aroma y sabor incomparables.

El Madero, Ibérico de Bellota

El Madero, Ibérico de Bellota

Los mejores cerdos ibéricos, seleccionando los mejores e incorporando su talento en la elaboración de nuestros productos ibéricos de altísima calidad desde el orígen.

Los mejores cerdos ibéricos, seleccionando los mejores e incorporando su talento en la elaboración de nuestros productos ibéricos de altísima calidad desde el orígen.

Nuestra crianza natural que retarda el engorde, logrando que la grasa se infiltre aún más entre sus masas musculares. Junto al aire de la sierra, una pizca de sal, un curado artesanal y mucha paciencia logramos este magnífico  producto que destaca por su jugosidad, aroma y sabor incomparables.

Nuestra crianza natural que retarda el engorde, logrando que la grasa se infiltre aún más entre sus masas musculares. Junto al aire de la sierra, una pizca de sal, un curado artesanal y mucha paciencia logramos este magnífico producto que destaca por su jugosidad, aroma y sabor incomparables.

A mitad de camino entre el bosque y la pradera, conforma un ecosistema de los más bellos que existen, donde se encuentra las encinas y alcornoques que proporcionan abundantes bellotas. En este preciado espacio, en plena naturaleza, nuestros cerdos ibéricos se mueven en libertad, se alimentan de bellotas y de distintas especies de hierbas que les ofrece el bosque mediterráneo.

A mitad de camino entre el bosque y la pradera, conforma un ecosistema de los más bellos que existen, donde se encuentra las encinas y alcornoques que proporcionan abundantes bellotas. En este preciado espacio, en plena naturaleza, nuestros cerdos ibéricos se mueven en libertad, se alimentan de bellotas y de distintas especies de hierbas que les ofrece el bosque mediterráneo.

Pinterest
Buscar