El matrimonio es un don de Dios a nosotros; la calidad de nuestro matrimonio es un regalo de nosotros a Él. Las promesas del Señor se extienden a todos aquellos que siguen el modelo de vida que construye relaciones matrimoniales felices y sagradas. Tales bendiciones llegan como resultados deleitables y predecibles por vivir fielmente el evangelio de Jesucristo.

El matrimonio es un don de Dios a nosotros; la calidad de nuestro matrimonio es un regalo de nosotros a Él. Las promesas del Señor se extienden a todos aquellos que siguen el modelo de vida que construye relaciones matrimoniales felices y sagradas. Tales bendiciones llegan como resultados deleitables y predecibles por vivir fielmente el evangelio de Jesucristo.

ESTO ES MUY CIERTO , HAY QUE VIVIR LA VIDA INTENSAMENTE AUN EN LOS MOMENTOS QUE PAREZCAN MAS PEQUEÑOS PORQUE CUANDO UNO VOLTEA PARA ATRÁS Y SE UNO CUENTA DEL CAMINO ANDADO VERAS COMO PEQUEÑOS DETALLES EN PAREJA ERAN GRANDES EN SU MOMENTO SALUDOS ♥LOURDES♥

ESTO ES MUY CIERTO , HAY QUE VIVIR LA VIDA INTENSAMENTE AUN EN LOS MOMENTOS QUE PAREZCAN MAS PEQUEÑOS PORQUE CUANDO UNO VOLTEA PARA ATRÁS Y SE UNO CUENTA DEL CAMINO ANDADO VERAS COMO PEQUEÑOS DETALLES EN PAREJA ERAN GRANDES EN SU MOMENTO SALUDOS ♥LOURDES♥

Pinterest
Buscar