En este libro, un aviador —Saint-Exupéry lo fue— se encuentra perdido en el desierto del Sahara, después de haber tenido una avería en su avión. Entonces aparece un pequeño príncipe. En sus conversaciones con él, el narrador revela su propia visión sobre la estupidez humana y la sencilla sabiduría de los niños que la mayoría de las personas pierden cuando crecen y se hacen adultos.    El relato viene acompañado por ilustraciones dibujadas por el autor.

En este libro, un aviador —Saint-Exupéry lo fue— se encuentra perdido en el desierto del Sahara, después de haber tenido una avería en su avión. Entonces aparece un pequeño príncipe. En sus conversaciones con él, el narrador revela su propia visión sobre la estupidez humana y la sencilla sabiduría de los niños que la mayoría de las personas pierden cuando crecen y se hacen adultos. El relato viene acompañado por ilustraciones dibujadas por el autor.

Ser abuelo es más importante que ser presidente del Gobierno, según Abuelo Gepeto y de eso no tiene duda Abuela Hilandera ni Abuelo Poeta. Abuela Viajera, que siempre está cargada con un par de maletas, les da la razón. Y para Abuelo Geógrafo es mejor jugar con ellos que explorar el Ártico, igual que a Abuela Bizcocho le gusta más estar con sus nietos que en las pastelerías vienesas

Ser abuelo es más importante que ser presidente del Gobierno, según Abuelo Gepeto y de eso no tiene duda Abuela Hilandera ni Abuelo Poeta. Abuela Viajera, que siempre está cargada con un par de maletas, les da la razón. Y para Abuelo Geógrafo es mejor jugar con ellos que explorar el Ártico, igual que a Abuela Bizcocho le gusta más estar con sus nietos que en las pastelerías vienesas

Me llamo Pulgarcito. Me gusta escribir y dibujar sobre las cosas que me pasan. Esta es mi historia. No la olvidaréis nunca.

Me llamo Pulgarcito. Me gusta escribir y dibujar sobre las cosas que me pasan. Esta es mi historia. No la olvidaréis nunca.

Todos los viernes. La historia narra la rutina que comparten un padre y un hijo todos los viernes por la mañana. El lector asiste a la magia de pequeñas situaciones cotidianas. Un paseo por el barrio a primera hora, saludar a los vecinos, pararse para mirar los escaparates o desayunar juntos son algunos de los momentos compartidos que hacen que los viernes sean un día especial. (Fuente: Fnac)

Todos los viernes. La historia narra la rutina que comparten un padre y un hijo todos los viernes por la mañana. El lector asiste a la magia de pequeñas situaciones cotidianas. Un paseo por el barrio a primera hora, saludar a los vecinos, pararse para mirar los escaparates o desayunar juntos son algunos de los momentos compartidos que hacen que los viernes sean un día especial. (Fuente: Fnac)

En este álbum, Txabi Arnal y el ilustrador iraní Hassan Amekan se unen para ofrecer una crónica de la inmigración, pero desde un punto de vista muy diferente al que a diario nos presentan los telediarios y periódicos. En estas páginas no hay análisis de periodistas, ni estadísticas; sólo la voz valiente de los protagonistas de este auténtico drama humano y va a ser una niña inmigrante la que en primera persona nos relate su historia. (Fuente: OQO)

En este álbum, Txabi Arnal y el ilustrador iraní Hassan Amekan se unen para ofrecer una crónica de la inmigración, pero desde un punto de vista muy diferente al que a diario nos presentan los telediarios y periódicos. En estas páginas no hay análisis de periodistas, ni estadísticas; sólo la voz valiente de los protagonistas de este auténtico drama humano y va a ser una niña inmigrante la que en primera persona nos relate su historia. (Fuente: OQO)

Pinterest
Buscar