Pinterest • El catálogo global de ideas

Zaragoza, ciudad literaria

38 Pines269 Seguidores
Disfruta de Zaragoza a través de los libros seleccionados para ti disponibles en la Biblioteca.
Cima de la labor creadora de Ramón J. Sender en el exilio, Crónica del alba es un prodigioso edificio literario que constituye, a la vez, un valioso testimonio sobre la España de la primera mitad del siglo XX. La azarosa existencia de José Garcés -la circunstancia de que el personaje literario lleve el segundo nombre y el apellido materno del autor apoya la conjetura de que el ciclo es una autobiografía novelada- se despliega a lo largo de las nueve novelas que integran la obra, y que se…

Cima de la labor creadora de Ramón J. Sender en el exilio, Crónica del alba es un prodigioso edificio literario que constituye, a la vez, un valioso testimonio sobre la España de la primera mitad del siglo XX. La azarosa existencia de José Garcés -la circunstancia de que el personaje literario lleve el segundo nombre y el apellido materno del autor apoya la conjetura de que el ciclo es una autobiografía novelada- se despliega a lo largo de las nueve novelas que integran la obra, y que se…

Esto no es un juicio, porque no se puede juzgar a los muertos, y Santiago Dulong murió hace diez años.  Ni es la defensa imposible de una víctima, porque no se pueden reparar las ofensas a los muertos. Ni es un ensayo sobre la justicia. Sólo escribo sobre las palabras: sobre lo que apareció en los periódicos, sobre lo que reflejó la sentencia, sobre documentos legales de libre acceso, y sobre los recuerdos de las palabras que guardo de Santiago Dulong.

Esto no es un juicio, porque no se puede juzgar a los muertos, y Santiago Dulong murió hace diez años. Ni es la defensa imposible de una víctima, porque no se pueden reparar las ofensas a los muertos. Ni es un ensayo sobre la justicia. Sólo escribo sobre las palabras: sobre lo que apareció en los periódicos, sobre lo que reflejó la sentencia, sobre documentos legales de libre acceso, y sobre los recuerdos de las palabras que guardo de Santiago Dulong.

Adolfo Ayuso nos cuenta las historias de once personas en el momento que cruzaban esa puerta, sin mirar atrás. Personas reales o inventadas, algunas reconocibles, que pululan por las calles y bares de ciudades como Zaragoza, antes de desaparecer sin dejar rastro.

Adolfo Ayuso nos cuenta las historias de once personas en el momento que cruzaban esa puerta, sin mirar atrás. Personas reales o inventadas, algunas reconocibles, que pululan por las calles y bares de ciudades como Zaragoza, antes de desaparecer sin dejar rastro.

Un viejo poeta homosexual aparece asesinado en su apartamento de Zaragoza de una manera tan atroz como ritual. Mientras la opinión pública de la ciudad primero y de España y el mundo entero después, se estremece, el policía encargado del caso comenzará una investigación que le llevará al literal infierno de los poetas.

Un viejo poeta homosexual aparece asesinado en su apartamento de Zaragoza de una manera tan atroz como ritual. Mientras la opinión pública de la ciudad primero y de España y el mundo entero después, se estremece, el policía encargado del caso comenzará una investigación que le llevará al literal infierno de los poetas.

Una novela trepidante a medio camino entre la novela policíaca y el relato de aventuras.

Una novela trepidante a medio camino entre la novela policíaca y el relato de aventuras.

Exploración y evocación de aquellos episodios de la infancia, adolescencia y primera juventud que se convierten luego en nuestro pasado, en la parte primordial de nuestros recuerdos, esta novela de Soledad Puértolas da testimonio del margen de reserva personal ante los imperativos de los otros.

Exploración y evocación de aquellos episodios de la infancia, adolescencia y primera juventud que se convierten luego en nuestro pasado, en la parte primordial de nuestros recuerdos, esta novela de Soledad Puértolas da testimonio del margen de reserva personal ante los imperativos de los otros.

La misteriosa desparición del joven ingeniero responsable de la tuneladora que perfora los túneles del metro se va a convertir en uno de los casos más espeluznantes de los muchos a los que se ha enfrentado el investigador privado Fermín Escartín a lo largo de su carrera.

La misteriosa desparición del joven ingeniero responsable de la tuneladora que perfora los túneles del metro se va a convertir en uno de los casos más espeluznantes de los muchos a los que se ha enfrentado el investigador privado Fermín Escartín a lo largo de su carrera.

Acaba el verano de 1958. El barrio de Las Fuentes, en Zaragoza, crece a golpe de especulación: las viviendas del grupo Girón y las del grupo Casta Álvarez aparecen de la nada junto a las viejas casitas de Rusiñol y Figueras, las de Escoriaza, las casas baratas de Montemolín, el Matadero Municipal, la parroquia de Cristo Rey, los campos de Racaud, una línea de tranvía Zaragoza capital del desierto, crece a golpe de ladrillo. Hay hombres y mujeres que han sufrido la pérdida.

Acaba el verano de 1958. El barrio de Las Fuentes, en Zaragoza, crece a golpe de especulación: las viviendas del grupo Girón y las del grupo Casta Álvarez aparecen de la nada junto a las viejas casitas de Rusiñol y Figueras, las de Escoriaza, las casas baratas de Montemolín, el Matadero Municipal, la parroquia de Cristo Rey, los campos de Racaud, una línea de tranvía Zaragoza capital del desierto, crece a golpe de ladrillo. Hay hombres y mujeres que han sufrido la pérdida.

El Campo Rojo es un descampado parecido a Marte, asfixiado por la contaminación de las fábricas. Ahí acuden los chavales de la banda del Farute a jugar a los fusilamientos, a esnifar pegamento y a meter mano a las chicas.

El Campo Rojo es un descampado parecido a Marte, asfixiado por la contaminación de las fábricas. Ahí acuden los chavales de la banda del Farute a jugar a los fusilamientos, a esnifar pegamento y a meter mano a las chicas.

La novela se inicia con el levantamiento del Dos de Mayo en Madrid, pero la acción se traslada enseguida a Zaragoza, donde el lector asiste sucesivamente a los dos asedios a los que la ciudad fue sometida por las tropas francesas.

La novela se inicia con el levantamiento del Dos de Mayo en Madrid, pero la acción se traslada enseguida a Zaragoza, donde el lector asiste sucesivamente a los dos asedios a los que la ciudad fue sometida por las tropas francesas.