Novelas breves

Grandes historias en formato pequeño (no más de 150 páginas). Para empezar a leer buena literatura sin preocuparse de cuántas hojas tiene el libro. Todas las novelas en la Biblioteca Manuel Alvar ZGZ.
Biblioteca Manuel Alvar ZGZ123 Pines282 Seguidores
Cuando se conocieron eran jóvenes y estaban llenos de esperanza. Aunque ambos vivían en Nueva York, solían enviarse cartas en las que imaginaban cómo sería su futuro. El remitente era siempre el mismo: ‘Departamento de especulaciones’. Se casaron, tuvieron un hijo y sortearon como pudieron los pequeños obstáculos de la vida familiar.

Cuando se conocieron eran jóvenes y estaban llenos de esperanza. Aunque ambos vivían en Nueva York, solían enviarse cartas en las que imaginaban cómo sería su futuro. El remitente era siempre el mismo: ‘Departamento de especulaciones’. Se casaron, tuvieron un hijo y sortearon como pudieron los pequeños obstáculos de la vida familiar.

Emma está enamorada de Michael, un amigo de su madre. En una de sus últimas conversaciones Michael le dice que al igual que Orfeo, si muriera, volvería a por su amada. Poco después llega la noticia de su muerte que es un duro golpe para Emma. Tras quince años y cuando Emma ya mayor tiene su vida resuelta cree reconocer a su viejo amor en un aeropuerto.

Emma está enamorada de Michael, un amigo de su madre. En una de sus últimas conversaciones Michael le dice que al igual que Orfeo, si muriera, volvería a por su amada. Poco después llega la noticia de su muerte que es un duro golpe para Emma. Tras quince años y cuando Emma ya mayor tiene su vida resuelta cree reconocer a su viejo amor en un aeropuerto.

Aya es una adolescente cuyos padres dirigen un orfanato. Se siente desgraciada y sola, abandonada por sus progenitores, volcados en su misión. Su único placer consiste en acudir a escondidas todos los días a la piscina para espiar el cuerpo de Jun —un chico del orfanato— cuando efectúa sus saltos de trampolín…

Aya es una adolescente cuyos padres dirigen un orfanato. Se siente desgraciada y sola, abandonada por sus progenitores, volcados en su misión. Su único placer consiste en acudir a escondidas todos los días a la piscina para espiar el cuerpo de Jun —un chico del orfanato— cuando efectúa sus saltos de trampolín…

La novia parapente de Cristina Grande tuvo una aparición casi secreta pero se convirtió en una gran sorpresa: “Hay un poco de estupor y seísmo. Por esa frescura, por esa rapidez en llegar al cerebro con dos frases, por esos arranques fulminantes, esa ausencia de paja, por esos remates inesperados, elegantes. Dan más información estos cuentos sobre las mujeres, los hombres y el mundo que todos los documentales y docudramas tragados en un mes”

La novia parapente de Cristina Grande tuvo una aparición casi secreta pero se convirtió en una gran sorpresa: “Hay un poco de estupor y seísmo. Por esa frescura, por esa rapidez en llegar al cerebro con dos frases, por esos arranques fulminantes, esa ausencia de paja, por esos remates inesperados, elegantes. Dan más información estos cuentos sobre las mujeres, los hombres y el mundo que todos los documentales y docudramas tragados en un mes”

Corre el año 1946. La guerra ha terminado y la joven norteamericana narradora de esta novela ha perdido en ella a sus padres. También, de muerte natural, ha perdido a su tío Marcel, un extraordinario personaje que la educó en el amor a los libros. En el pequeño pueblo francés donde pasó los veranos de su infancia, la protagonista deberá ocuparse de poner en marcha una nueva biblioteca tras salir del hospital, ya que las tropas alemanas han destruido la anterior.

Corre el año 1946. La guerra ha terminado y la joven norteamericana narradora de esta novela ha perdido en ella a sus padres. También, de muerte natural, ha perdido a su tío Marcel, un extraordinario personaje que la educó en el amor a los libros. En el pequeño pueblo francés donde pasó los veranos de su infancia, la protagonista deberá ocuparse de poner en marcha una nueva biblioteca tras salir del hospital, ya que las tropas alemanas han destruido la anterior.

Se trata también de una historia de injusticia y violencia: un viejo coronel retirado va al puerto todos los viernes a esperar la llegada de la carta oficial que responda a la justa reclamación de sus derechos por los servicios prestados a la patria. Pero la patria permanece muda....

Se trata también de una historia de injusticia y violencia: un viejo coronel retirado va al puerto todos los viernes a esperar la llegada de la carta oficial que responda a la justa reclamación de sus derechos por los servicios prestados a la patria. Pero la patria permanece muda....

Después de dejar a su marido ingresado en un hospital psiquiátrico en el norte, una mujer regresa en tren a Madrid. En el vagón, un desconocido, para amenizar el viaje, le pregunta de pronto: «¿Le apetece que le cuente mi vida?». Se trata de Ángel Sanagustín, psiquiatra que trabaja en la misma clínica y estudioso de los trastornos de la personalidad a través de los relatos y los escritos de los pacientes. Esos textos son los que guarda en una carpeta roja que lleva consigo.

Después de dejar a su marido ingresado en un hospital psiquiátrico en el norte, una mujer regresa en tren a Madrid. En el vagón, un desconocido, para amenizar el viaje, le pregunta de pronto: «¿Le apetece que le cuente mi vida?». Se trata de Ángel Sanagustín, psiquiatra que trabaja en la misma clínica y estudioso de los trastornos de la personalidad a través de los relatos y los escritos de los pacientes. Esos textos son los que guarda en una carpeta roja que lleva consigo.

El narrador de esta historia, un joven pintor madrileño de familia acomodada y afiliado al Partido Comunista, rememora los pasos que le han llevado al último trayecto de su relación con Michel.  Michel, el hombre maduro, de cincuenta y tantos, obrero especializado, con la solidez de un cuerpo de campesino normando; el hombre que lo acogió en su casa, en su cama, en su vida cuando el joven pintor se quedó sin techo en París.

El narrador de esta historia, un joven pintor madrileño de familia acomodada y afiliado al Partido Comunista, rememora los pasos que le han llevado al último trayecto de su relación con Michel. Michel, el hombre maduro, de cincuenta y tantos, obrero especializado, con la solidez de un cuerpo de campesino normando; el hombre que lo acogió en su casa, en su cama, en su vida cuando el joven pintor se quedó sin techo en París.

El narrador inicia su relato con las vivencias de un niño avergonzado por la curiosa afición de su padre: disfrazarse de payaso para actuar tristemente en todo tipo de fiestas infantiles. Años más tarde, cuando el protagonista ya es un adolescente, su tío le confiesa las verdaderas razones del extraño comportamiento de su padre.

El narrador inicia su relato con las vivencias de un niño avergonzado por la curiosa afición de su padre: disfrazarse de payaso para actuar tristemente en todo tipo de fiestas infantiles. Años más tarde, cuando el protagonista ya es un adolescente, su tío le confiesa las verdaderas razones del extraño comportamiento de su padre.

La infancia como territorio arrebatado.  La nostalgia y lo que pudimos no haber sido nunca.  La vida cotidiana, con los que están presentes y también con los que no. El animal que llevamos dentro, cuando sale. Manteniendo un tono lírico muy personal y «buscando resquicios de verdad en las mentiras y certezas en las suposiciones», los relatos de Polar dan forma al frío emocional en un sugerente canto a la vida, a la luz y al futuro. Una «celebración de ausencias» de  Laura Bordonaba.

La infancia como territorio arrebatado. La nostalgia y lo que pudimos no haber sido nunca. La vida cotidiana, con los que están presentes y también con los que no. El animal que llevamos dentro, cuando sale. Manteniendo un tono lírico muy personal y «buscando resquicios de verdad en las mentiras y certezas en las suposiciones», los relatos de Polar dan forma al frío emocional en un sugerente canto a la vida, a la luz y al futuro. Una «celebración de ausencias» de Laura Bordonaba.

Pinterest
Buscar