Club de lectura: otras lecturas, otras miradas

Nos gusta leer, miramos distinto, nos gustan los retos, crecemos leyendo, nos invaden los libros, buceamos ideas, volamos en mundos, nos gusta leer...amamos los libros.
26 Pines287 Seguidores
Con estilo descarnado y seco, Muriel Spark narra en El asiento del conductor las últimas horas de Lise, una turista nórdica que pasa unas vacaciones en un país meridional.

Con estilo descarnado y seco, Muriel Spark narra en El asiento del conductor las últimas horas de Lise, una turista nórdica que pasa unas vacaciones en un país meridional.

Diez años después de la caída del comunismo en Albania, y en el sombrío de la apartada aldea del norte del país, se desarrolla como un rayo de luz la relación amorosa entre un pintor decepcionado con la realidad que lo circunda y una joven que lo arrastra al “purgatorio” de la modernidad.

Diez años después de la caída del comunismo en Albania, y en el sombrío de la apartada aldea del norte del país, se desarrolla como un rayo de luz la relación amorosa entre un pintor decepcionado con la realidad que lo circunda y una joven que lo arrastra al “purgatorio” de la modernidad.

En una prosa sencilla y rebosante de sinceridad, J.G. Ballard recorre los momentos de su vida que inevitablemente influyeron en su escritura a la vez que retrata la época y los cambios sociales y artísticos que se producirían en la Gran Bretaña post bélica.

En una prosa sencilla y rebosante de sinceridad, J.G. Ballard recorre los momentos de su vida que inevitablemente influyeron en su escritura a la vez que retrata la época y los cambios sociales y artísticos que se producirían en la Gran Bretaña post bélica.

Diez años después de la caída del comunismo en Albania, y en el sombrío de la…

Diez años después de la caída del comunismo en Albania, y en el sombrío de la…

Valeria Falcón es una actriz de cierta notoriedad que cada jueves visita a una…

Valeria Falcón es una actriz de cierta notoriedad que cada jueves visita a una…

Rumania, finales de la II Guerra Mundial.  De las conversaciones con su…

Rumania, finales de la II Guerra Mundial. De las conversaciones con su…

Ann Eliza y Evelina Bunner, las protagonistas de esta novela corta, regentan una modesta mercería en un barrio humilde de Nueva York. Un día, con motivo de su cumpleaños, Ann Eliza le regala a su hermana un reloj. Este humilde objeto será el causante de que los cimientos sobre los que se asientan sus vidas empiecen a tambalearse.

Ann Eliza y Evelina Bunner, las protagonistas de esta novela corta, regentan una modesta mercería en un barrio humilde de Nueva York. Un día, con motivo de su cumpleaños, Ann Eliza le regala a su hermana un reloj. Este humilde objeto será el causante de que los cimientos sobre los que se asientan sus vidas empiecen a tambalearse.

A los cincuenta y dos años, David Lurie tiene poco de lo que enorgullecerse. Con dos divorcios a sus espaldas, apaciguar el deseo es su única aspiración; sus clases en la universidad son un mero trámite para é l y para los estudiantes. Cuando se destapa su relación con una alumna, David, en un acto de soberbia, preferirá renunciar a su puesto antes que disculparse en público. Rechazado por todos, abandona Ciudad del Cabo y va a visitar la granja de su hija Lucy.

A los cincuenta y dos años, David Lurie tiene poco de lo que enorgullecerse. Con dos divorcios a sus espaldas, apaciguar el deseo es su única aspiración; sus clases en la universidad son un mero trámite para é l y para los estudiantes. Cuando se destapa su relación con una alumna, David, en un acto de soberbia, preferirá renunciar a su puesto antes que disculparse en público. Rechazado por todos, abandona Ciudad del Cabo y va a visitar la granja de su hija Lucy.

Quizá se equivocó quien dijo que todas las familias felices se parecen, porque incluso la charla cordial de una familia reunida alrededor de la mesa revela el malestar de quien come y calla, la angustia de quien habla demasiado, y el vacío que deja ese plato puesto para alguien que nunca acudirá a la cena.

Quizá se equivocó quien dijo que todas las familias felices se parecen, porque incluso la charla cordial de una familia reunida alrededor de la mesa revela el malestar de quien come y calla, la angustia de quien habla demasiado, y el vacío que deja ese plato puesto para alguien que nunca acudirá a la cena.

Edgar Allan Poe, escritor romántico y precursor de simbolistas, decadentistas y esteticistas, fue, al tiempo que un gran poeta, un verdadero iniciador; aún hoy géneros literarios tan consagrados como la narrativa fantástica y de ciencia ficción, la narrativa policíaca o la novela de aventuras llevan su impronta inconfundibl e. Fascinado por la muerte y por todas las formas del terror, dio lo mejor de su talento en sus cuentos de misterio.

Edgar Allan Poe, escritor romántico y precursor de simbolistas, decadentistas y esteticistas, fue, al tiempo que un gran poeta, un verdadero iniciador; aún hoy géneros literarios tan consagrados como la narrativa fantástica y de ciencia ficción, la narrativa policíaca o la novela de aventuras llevan su impronta inconfundibl e. Fascinado por la muerte y por todas las formas del terror, dio lo mejor de su talento en sus cuentos de misterio.

Pinterest
Buscar