Mujeres destacadas del siglo XIX.

Trabajo VOLUNTARIO realizado por Rafael Arroyo Priego, estudiante de 2ºA Bachillerato.
31 Pines15 Seguidores
Elizabeth Fries Lummis Ellet (1818-1877)  fue una escritora prolífica, que publicó muchas obras de distintas temáticas y géneros y que se relacionó con los principales nombres de la literatura del siglo XIX neoyorquino. En la biografía de Elizabeth Fries existieron luces y sombras. Las luces: pasar a la historia por convertirse en la primera historiadora norteamericana en rescatar del olvido el papel de las mujeres durante la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos.

Mujeres en la historia: Rescatando la historia de las mujeres, Elizabeth Fries Lummis Ellet

Harriet Beecher Stowe (1811-1896) fue una mujer concienciada con el problema racial que sacudió los cimientos de la sociedad que le tocó vivir hasta el punto que el presidente Lincoln habría insinuado que su obra fue el detonante de la Guerra de Secsión. Sea verdad o una simple leyenda dicha afirmación, lo cierto es que la obra literaria de Harriet Beecher fue una de las primeras en denunciar la esclavitud además de convertirse en un clásico de las letras universales.

Harriet Beecher Stowe (1811-1896) fue una mujer concienciada con el problema racial que sacudió los cimientos de la sociedad que le tocó vivir hasta el punto que el presidente Lincoln habría insinuado que su obra fue el detonante de la Guerra de Secsión. Sea verdad o una simple leyenda dicha afirmación, lo cierto es que la obra literaria de Harriet Beecher fue una de las primeras en denunciar la esclavitud además de convertirse en un clásico de las letras universales.

Nancy Astor (1879-1964) fue una parlamentaria sin pelos en la lengua, que no dudó en decir siempre lo que pensaba aunque fuera más que políticamente incorrecto. Sus ideas pro esclavistas y su supuesta afinidad con el nazismo, oscurecieron sus acciones solidarias durante la Segunda Guerra Mundial. Su marido, del que tomó el título de vizcondesa la obligó a dejar su carrera política. Al final de sus días se encontró prácticamente sola a causa de las muertes de sus seres queridos.

Nancy Astor (1879-1964) fue una parlamentaria sin pelos en la lengua, que no dudó en decir siempre lo que pensaba aunque fuera más que políticamente incorrecto. Sus ideas pro esclavistas y su supuesta afinidad con el nazismo, oscurecieron sus acciones solidarias durante la Segunda Guerra Mundial. Su marido, del que tomó el título de vizcondesa la obligó a dejar su carrera política. Al final de sus días se encontró prácticamente sola a causa de las muertes de sus seres queridos.

Sarah Frances Whiting (1847-1927) fue una científica autodidacta que aprendió de la experiencia de su padre y se convirtió en una prestigiosa meteoróloga y astrónoma. Pero donde más destacó fue en su papel como maestra de astronomía en el que se sumergió durante más de veinte años formando a futuros físicos, entre ellos otras mujeres destacadas como Annie Jump Cannon.

Sarah Frances Whiting (1847-1927) fue una científica autodidacta que aprendió de la experiencia de su padre y se convirtió en una prestigiosa meteoróloga y astrónoma. Pero donde más destacó fue en su papel como maestra de astronomía en el que se sumergió durante más de veinte años formando a futuros físicos, entre ellos otras mujeres destacadas como Annie Jump Cannon.

María de las Mercedes (1860-1878)  protagonizó uno de los reinados más breves pero más conocidos de la historia de España. María de las Mercedes fue una muchacha alegre que se ganó el corazón de todos los españoles que llevaban tiempo deseando una familia real mínimamente estable tras la partida de Isabel II y los años convulsos que le siguieron. Alfonso XII amó a su esposa con pasión y devoción por lo que cuando ésta falleció de tifus se la echó de menos.

Ecofeminismo, decrecimiento y alternativas al desarrollo: La reina amada, María de las Mercedes

Edith Wharton (1862-1937) plasmó en sus libros la alta sociedad estadounidense, rica e hipócrita, a la que ella nunca se adaptó. Y lo hizo con fina ironía, criticando aquel mundo en el que ella nunca encajó. Escribió novelas, ensayos y artículos en distintos medios creando una amplia obra literaria de gran éxito. Su famosa Edad de la Inocencia le valdría el Premio Pulitzer en 1921. Apasionada de la Vieja Europa, Edith Wharton pasaría largas temporadas en Francia.

Edith Wharton (1862-1937) plasmó en sus libros la alta sociedad estadounidense, rica e hipócrita, a la que ella nunca se adaptó. Y lo hizo con fina ironía, criticando aquel mundo en el que ella nunca encajó. Escribió novelas, ensayos y artículos en distintos medios creando una amplia obra literaria de gran éxito. Su famosa Edad de la Inocencia le valdría el Premio Pulitzer en 1921. Apasionada de la Vieja Europa, Edith Wharton pasaría largas temporadas en Francia.

Annie Jump Cannon (1863-1941) nació el 11 de diciembre de 1863 en Dover, Delaware. Annie era la mayor de tres hermanos del matrimonio Cannon. Su padre, Wilson Cannon, era senador y constructor de barcos que vivía con su segunda esposa, Mary Jump. Fue precisamente Mary, la madre de Annie, quien despertó e impulsó el amor de su hija hacia las estrellas y el mundo de la astronomía. Era una niña cuando Mary le descubrió las constelaciones.

La astrónoma Annie Jump Cannon nació un 11 de diciembre. En 1896 se convirtió en miembro fijo del Harvard College Observatory, pasando a formar parte del llamado 'harén de Pickering', cobrando tan sólo 50 centavos a la hora.

Camille Claudel (1864-1943) se situó a la altura del maestro y creó esculturas de alto valor, siempre se le supuso menos capacidad que a Rodin, quien muchos creyeron autor verdadero de su obra. Como en muchos otros casos, es más que probable que si Camille Claudel hubiera nacido hombre, otro hubiera sido su reconocimiento.

“Tras apoderarse de la obra realizada a lo largo de toda mi vida, me obligan a cumplir los años de prisión que tanto merecían ellos...”, escribe Camille en el manicomio cuando se cumplen siete años de lo que ella llamaba su

Sarmiza Bilcescu (1867-1935) consiguió un doctorado en derecho fue la rumana Sarmiza Bilcescu y lo obtuvo en la Universidad de París después de luchar contra la misoginia y las continuas trabas con las que se encontró por el simple hecho de ser mujer. Sarmiza, que había vivido en su propia piel la injusticia de la inexistencia de mujeres en la universidad, nunca se dedicó a la abogacía, sino que dedicó toda su vida a defender los derechos femeninos.

Sarmiza Bilcescu. Fue la primera mujer de Europa licenciada en Derecho por la Universidad de París y la primera en el mundo que consiguió un doctorado de Derecho.

Pinterest
Buscar