La Mitad De Su Belleza Era Su Extraña Manera De Pensar

La Mitad De Su Belleza Era Su Extraña Manera De Pensar

Perdona a tus enemigos pero nunca olvides sus nombres

Perdona a tus enemigos pero nunca olvides sus nombres

La mirada al frente, la sonrisa a punto, y los zapatos limpios. No lo olvides: ni una sola pista a los enemigos.

Pinterest
Buscar