alia
Más ideas de alia
personas felices cielo

Huía de la extrañeza. De lo que queda cuando ya no queda nada. Huía de mirarle y no sentir ya punzada. De evocar su daño y ver la culpa evaporada. Huía del futuro redentor porque el futuro era sin él y ella era, todavía, enteramente suya.