Vacaciones en Roma fue su primer gran papel protagonista y la película que la catapultó a la fama. La productora quería que Gregory Peck –su compañero de reparto y ya por entonces una estrella consolidada en Hollywood–, encabezara los créditos en solitario, a lo que él se negó argumentando que Hepburn cumplía todos los requisitos para convertirse en una gran estrella. Una intuición que no pudo ser más acertada

20 años sin Audrey

Vacaciones en Roma fue su primer gran papel protagonista y la película que la catapultó a la fama. La productora quería que Gregory Peck –su compañero de reparto y ya por entonces una estrella consolidada en Hollywood–, encabezara los créditos en solitario, a lo que él se negó argumentando que Hepburn cumplía todos los requisitos para convertirse en una gran estrella. Una intuición que no pudo ser más acertada

Hepburn murió en su casa de Suiza el 20 de enero de 1993 a los 63 años a causa de un cáncer. Elisabeth Taylor dijo entonces "Dios estará contento de tener a un ángel como Audrey cerca de él".

20 años sin Audrey

Hepburn murió en su casa de Suiza el 20 de enero de 1993 a los 63 años a causa de un cáncer. Elisabeth Taylor dijo entonces "Dios estará contento de tener a un ángel como Audrey cerca de él".

Audrey protagonizó algunas de las cintas más memorables de los 50´s y los 60´s, pero si hay una que permanecerá para siempre en el imaginario colectivo ésa es Desayuno con diamantes. Pese a que Truman Capote, autor del libro en el que se basa la película, no estaba de acuerdo con la elección de la actriz para interpretar a Holly Golightly –él creía que Marilyn Monroe, voluptuosa, sexy e íntima

20 años sin Audrey

Audrey protagonizó algunas de las cintas más memorables de los 50´s y los 60´s, pero si hay una que permanecerá para siempre en el imaginario colectivo ésa es Desayuno con diamantes. Pese a que Truman Capote, autor del libro en el que se basa la película, no estaba de acuerdo con la elección de la actriz para interpretar a Holly Golightly –él creía que Marilyn Monroe, voluptuosa, sexy e íntima

SUS ÚLTIMOS AÑOS La actriz dedicó sus últimos años a su papel como Embajadora de UNICEF colaborando para concienciar sobre el sida o la malnutrición infantil, viajando a África, prestando su imagen y acudiendo a galas benéficas para recaudar fondos para la organización.

20 años sin Audrey

SUS ÚLTIMOS AÑOS La actriz dedicó sus últimos años a su papel como Embajadora de UNICEF colaborando para concienciar sobre el sida o la malnutrición infantil, viajando a África, prestando su imagen y acudiendo a galas benéficas para recaudar fondos para la organización.

Su papel de Eliza Doolittle en el musical My fair lady le llegó en la cumbre de su carrera y no hizo más que alimentar el mito. A pesar de que finalmente la doblaron cantando y de que muchos hubieran deseado que el papel fuera a parar a Julie Andrews (que ya había representado la obra en Broadway), Hepburn firmó una actuación magistral.

20 años sin Audrey

Su papel de Eliza Doolittle en el musical My fair lady le llegó en la cumbre de su carrera y no hizo más que alimentar el mito. A pesar de que finalmente la doblaron cantando y de que muchos hubieran deseado que el papel fuera a parar a Julie Andrews (que ya había representado la obra en Broadway), Hepburn firmó una actuación magistral.

Poco antes de su matrimonio con Ferrer, a principio de los 50´s, la actriz estuvo prometida con el empresario inglés James Hanson, aunque nunca llegaron a casarse.

20 años sin Audrey

Poco antes de su matrimonio con Ferrer, a principio de los 50´s, la actriz estuvo prometida con el empresario inglés James Hanson, aunque nunca llegaron a casarse.

Hubert de Givenchy fue su modisto de cabecera y uno de sus grandes amigos. Él, que conocía como nadie la delicada anatomía de la actriz, creó la mayor parte de su vestuario, no sólo para sus películas, sino también para su vida privada. Ambos establecieron una conexión emocional que se asentaba sobre una concepción reposada y natural de la belleza y la elegancia.

Hubert de Givenchy fue su modisto de cabecera y uno de sus grandes amigos. Él, que conocía como nadie la delicada anatomía de la actriz, creó la mayor parte de su vestuario, no sólo para sus películas, sino también para su vida privada. Ambos establecieron una conexión emocional que se asentaba sobre una concepción reposada y natural de la belleza y la elegancia.

La pareja en unas románticas imágenes tomadas en la campiña francesa a principios de 1956.

20 años sin Audrey

La pareja en unas románticas imágenes tomadas en la campiña francesa a principios de 1956.

Blusa + pantalón capri + bailarinas + pañuelo en la cabeza: podríamos decir que ése era el uniforme de la actriz para su día a día. Una ecuación sencilla y natural que sigue estando vigente hoy.

20 años sin Audrey

Blusa + pantalón capri + bailarinas + pañuelo en la cabeza: podríamos decir que ése era el uniforme de la actriz para su día a día. Una ecuación sencilla y natural que sigue estando vigente hoy.

La danza fue uno de los mayores placeres de la actriz. Siempre quiso ser bailarina, desde bien pequeña, y estudió y practicó ballet clásico en todas las ciudades en las que vivió durante sus primeros 20 años de vida: Bélgica, Holanda, Inglaterra... Un periplo marcado por su huída de la II Guerra Mundial.

La danza fue uno de los mayores placeres de la actriz. Siempre quiso ser bailarina, desde bien pequeña, y estudió y practicó ballet clásico en todas las ciudades en las que vivió durante sus primeros 20 años de vida: Bélgica, Holanda, Inglaterra... Un periplo marcado por su huída de la II Guerra Mundial.

Pinterest
Buscar