Abandonado, no olvidado.

Angel Manuel Fernandez Corral
Los cines Renoir de Cuatro Caminos, situados en el número 10 de la madrileña calle Raimundo Fernández Villaverde, echaron el cierre. Los Renoir de Cuatro Caminos, con cuatro salas, fueron toda una referencia del barrio de Cuatro Caminos y alrededores, especialmente por ser los únicos en la zona con versión original.
36 Pines10 Seguidores
Un cine cerrado y abandonado. Un cementerio de sueños, emociones, sentimientos...  Musica: Long Way Home (Instrumental) por Cantinero

Un cine cerrado y abandonado. Un cementerio de sueños, emociones, sentimientos... Musica: Long Way Home (Instrumental) por Cantinero

A través del objetivo | Flickr - Photo Sharing!

A través del objetivo | Flickr - Photo Sharing!

Proyector de cine "Victoria 5" Proyector cinematográfico de la marca italiana Cinemeccanica, uno de los más utilizados en las cabinas de cine actuales junto con Christie, Kinoton, Prevost, etc. Cabina de proyección del desaparecido Renoir Cuatro Caminos.

Proyector de cine "Victoria 5" Proyector cinematográfico de la marca italiana Cinemeccanica, uno de los más utilizados en las cabinas de cine actuales junto con Christie, Kinoton, Prevost, etc. Cabina de proyección del desaparecido Renoir Cuatro Caminos.

En un escondido rincón del disco duro encontré estas imágenes de un cine ya cerrado. Música: Avre Tu Puerta Cerrada (antigua canción sefardí) por Vagabond Opera.

En un escondido rincón del disco duro encontré estas imágenes de un cine ya cerrado. Música: Avre Tu Puerta Cerrada (antigua canción sefardí) por Vagabond Opera.

La Gran Desilusion. El proyeccionista de cine es una figura en vías de extinción. De hecho, ha desaparecido ya de no pocas de las salas que aún quedan, por causa de los avances tecnológicos, ciertas medidas de la Administración, la crisis de espectadores… Un proyeccionista de barrio todavía superviviente, nos cuenta de viva voz el apocalíptico estado de la cuestión: una historia de mágicos sueños en fuga.

La Gran Desilusion. El proyeccionista de cine es una figura en vías de extinción. De hecho, ha desaparecido ya de no pocas de las salas que aún quedan, por causa de los avances tecnológicos, ciertas medidas de la Administración, la crisis de espectadores… Un proyeccionista de barrio todavía superviviente, nos cuenta de viva voz el apocalíptico estado de la cuestión: una historia de mágicos sueños en fuga.

La Gran Desilusion. El proyeccionista de cine es una figura en vías de extinción. De hecho, ha desaparecido ya de no pocas de las salas que aún quedan, por causa de los avances tecnológicos, ciertas medidas de la Administración, la crisis de espectadores… Un proyeccionista de barrio todavía superviviente, nos cuenta de viva voz el apocalíptico estado de la cuestión: una historia de mágicos sueños en fuga.

La Gran Desilusion. El proyeccionista de cine es una figura en vías de extinción. De hecho, ha desaparecido ya de no pocas de las salas que aún quedan, por causa de los avances tecnológicos, ciertas medidas de la Administración, la crisis de espectadores… Un proyeccionista de barrio todavía superviviente, nos cuenta de viva voz el apocalíptico estado de la cuestión: una historia de mágicos sueños en fuga.

La Gran Desilusion. El proyeccionista de cine es una figura en vías de extinción. De hecho, ha desaparecido ya de no pocas de las salas que aún quedan, por causa de los avances tecnológicos, ciertas medidas de la Administración, la crisis de espectadores… Un proyeccionista de barrio todavía superviviente, nos cuenta de viva voz el apocalíptico estado de la cuestión: una historia de mágicos sueños en fuga.

La Gran Desilusion. El proyeccionista de cine es una figura en vías de extinción. De hecho, ha desaparecido ya de no pocas de las salas que aún quedan, por causa de los avances tecnológicos, ciertas medidas de la Administración, la crisis de espectadores… Un proyeccionista de barrio todavía superviviente, nos cuenta de viva voz el apocalíptico estado de la cuestión: una historia de mágicos sueños en fuga.

La Gran Desilusion. El proyeccionista de cine es una figura en vías de extinción. De hecho, ha desaparecido ya de no pocas de las salas que aún quedan, por causa de los avances tecnológicos, ciertas medidas de la Administración, la crisis de espectadores… Un proyeccionista de barrio todavía superviviente, nos cuenta de viva voz el apocalíptico estado de la cuestión: una historia de mágicos sueños en fuga.

La Gran Desilusion. El proyeccionista de cine es una figura en vías de extinción. De hecho, ha desaparecido ya de no pocas de las salas que aún quedan, por causa de los avances tecnológicos, ciertas medidas de la Administración, la crisis de espectadores… Un proyeccionista de barrio todavía superviviente, nos cuenta de viva voz el apocalíptico estado de la cuestión: una historia de mágicos sueños en fuga.

La Gran Desilusion. El proyeccionista de cine es una figura en vías de extinción. De hecho, ha desaparecido ya de no pocas de las salas que aún quedan, por causa de los avances tecnológicos, ciertas medidas de la Administración, la crisis de espectadores… Un proyeccionista de barrio todavía superviviente, nos cuenta de viva voz el apocalíptico estado de la cuestión: una historia de mágicos sueños en fuga.

La Gran Desilusion. El proyeccionista de cine es una figura en vías de extinción. De hecho, ha desaparecido ya de no pocas de las salas que aún quedan, por causa de los avances tecnológicos, ciertas medidas de la Administración, la crisis de espectadores… Un proyeccionista de barrio todavía superviviente, nos cuenta de viva voz el apocalíptico estado de la cuestión: una historia de mágicos sueños en fuga.

La Gran Desilusion. El proyeccionista de cine es una figura en vías de extinción. De hecho, ha desaparecido ya de no pocas de las salas que aún quedan, por causa de los avances tecnológicos, ciertas medidas de la Administración, la crisis de espectadores… Un proyeccionista de barrio todavía superviviente, nos cuenta de viva voz el apocalíptico estado de la cuestión: una historia de mágicos sueños en fuga.

La Gran Desilusion. El proyeccionista de cine es una figura en vías de extinción. De hecho, ha desaparecido ya de no pocas de las salas que aún quedan, por causa de los avances tecnológicos, ciertas medidas de la Administración, la crisis de espectadores… Un proyeccionista de barrio todavía superviviente, nos cuenta de viva voz el apocalíptico estado de la cuestión: una historia de mágicos sueños en fuga.

Pinterest
Buscar