cinco.jpg (905×640)

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

Ahí os dejo unos carteles de números del 0 al 10, asociándolos al color de las regletas de Cousinaire. Además, van acompañados de la imagen...

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

Ahí os dejo unos carteles de números del 0 al 10, asociándolos al color de las regletas de Cousinaire. Además, van acompañados de la imagen...

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

Ahí os dejo unos carteles de números del 0 al 10, asociándolos al color de las regletas de Cousinaire. Además, van acompañados de la imagen...

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

Ahí os dejo unos carteles de números del 0 al 10, asociándolos al color de las regletas de Cousinaire. Además, van acompañados de la imagen...

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

Ahí os dejo unos carteles de números del 0 al 10, asociándolos al color de las regletas de Cousinaire. Además, van acompañados de la imagen...

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

Ahí os dejo unos carteles de números del 0 al 10, asociándolos al color de las regletas de Cousinaire. Además, van acompañados de la imagen...

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

Ahí os dejo unos carteles de números del 0 al 10, asociándolos al color de las regletas de Cousinaire. Además, van acompañados de la imagen...

No dejamos de jugar porque nos hicimos viejos, nos hacemos viejos porque dejamos de jugar. Nunca dejes perder la inocencia, la alegría y la capacidad de asombro que permitían que la cosa más sencilla ante tus ojos fuera algo maravilloso.

Pinterest
Buscar