---Botitasenasia--- Blog de viajero: Penang... otro esqueje  En cinco minutos el aire acondicionado del taxi, gélido, amenaza con amputarme la nariz mientras el tipo, hosco, conduce a todo trapo con una mano mientras con la otra juguetea acariciando una taqiyah que asoma en el salpicadero.

---Botitasenasia--- Blog de viajero: Penang... otro esqueje En cinco minutos el aire acondicionado del taxi, gélido, amenaza con amputarme la nariz mientras el tipo, hosco, conduce a todo trapo con una mano mientras con la otra juguetea acariciando una taqiyah que asoma en el salpicadero.

---Botitasenasia--- Blog de viajero: Penang... otro esqueje  Se trata del tocado blanco, como un gorro plano, que lucen muchos musulmanes, el negro, que en ocasiones se ve aquí, propio del sudeste asiático insular y un poco más alto, se llama generalmente songkok, aunque también peci o kopiah en distintas zonas de Indonesia. Intercambiamos unas frases sobre la función y significado del mismo y así casi se me olvida lo morado que me estoy empezando a poner.

---Botitasenasia--- Blog de viajero: Penang... otro esqueje Se trata del tocado blanco, como un gorro plano, que lucen muchos musulmanes, el negro, que en ocasiones se ve aquí, propio del sudeste asiático insular y un poco más alto, se llama generalmente songkok, aunque también peci o kopiah en distintas zonas de Indonesia. Intercambiamos unas frases sobre la función y significado del mismo y así casi se me olvida lo morado que me estoy empezando a poner.

---Botitasenasia--- Blog de viajero: Penang... otro esqueje   “Al fin y al cabo el palique me ayuda a seguir despierto, aunque sea castañeteando” me digo a mí mismo. Las calles lucen desiertas hasta llegar a la puerta del hostal y Georgetown, así, en su primera impresión, parece una concatenación de arterias y venas grises por las que no fluye sangre.

---Botitasenasia--- Blog de viajero: Penang... otro esqueje “Al fin y al cabo el palique me ayuda a seguir despierto, aunque sea castañeteando” me digo a mí mismo. Las calles lucen desiertas hasta llegar a la puerta del hostal y Georgetown, así, en su primera impresión, parece una concatenación de arterias y venas grises por las que no fluye sangre.

---Botitasenasia--- Blog de viajero: Penang... otro esqueje  Al asomar el hocico por la puerta solo percibo unos potentes ronquidos que surgen de un lateral oscuro, justo al fondo de la barra de recepción. “Check-in 14:00” luce un cartel sobre la barra. “Joder, a ver cómo me lo monto para echar unas horas. Hasta las dos sin habitación” pienso resignado mientras ojeo los rincones que puedan hacerme de cama. Chequeo el reloj, las 5:30, y resoplo mi desdicha.

---Botitasenasia--- Blog de viajero: Penang... otro esqueje Al asomar el hocico por la puerta solo percibo unos potentes ronquidos que surgen de un lateral oscuro, justo al fondo de la barra de recepción. “Check-in 14:00” luce un cartel sobre la barra. “Joder, a ver cómo me lo monto para echar unas horas. Hasta las dos sin habitación” pienso resignado mientras ojeo los rincones que puedan hacerme de cama. Chequeo el reloj, las 5:30, y resoplo mi desdicha.

Pinterest
Buscar