Nancy Puentes
Más ideas de Nancy

No me sueltes nunca, vamos a ver si podemos atrapar al tiempo entre nuestros brazos y tal vez si lo presionamos lo suficiente se desespere tanto que tenga que regresar.